NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

PARÍS 2024 | ALEJANDRO BLANCO

Blanco: “Cuando hay igualdad, el deporte femenino se dispara”

El presidente del Comité Olímpico Español destacó, en los Desayunos de Europa Press, que a los Juegos de París irán más mujeres que hombres (192 frente a 190).

El presidente del COE, Alejandro Blanco, en los ‘Desayunos Deportivos’ de Europa Press Deportes.

Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, inauguró hoy la decimosexta temporada de los Desayunos Deportivos de Europa Press, a las puertas de París (26 julio-11 agosto). El evento tuvo como invitados a destacados olímpicos como los ocho embajadores del proyecto social del COE: Lydia Valentín, Gervasio Deferr, Fermín Cacho, Tania Lamarca, Alberto Fernández, Teresa Portela, Joan Lino y Marta Mangué. El presidente analizó las perspectivas de la delegación nacional en la capital francesa. Es histórica por ser la segunda más numerosa de la historia con 382 deportistas, tras los Juegos de Barcelona 1992, donde fueron 430.

A su vez, esta selección de representantes es única por ser la primera de la historia con más deportistas femeninas que masculinos con una diferencia de dos (192 y 190 respectivamente). También, será la primera vez que España tenga 11 equipos en los diferentes deportes (en Barcelona también hubo 11, pero no hubo que clasificar al ser anfitriones). El gran éxito de estos juegos de París 2024 es la paridad entre los deportistas: de 382 deportistas, 192 son mujeres. La clave del auge femenino: “Cuando llegué en 1993, en la mayoría de las federaciones no le daban el mismo valor al deporte masculino que al femenino. En el momento en el que estableces la igualdad, el deporte femenino se dispara porque es extraordinario. Solo necesitan la oportunidad y consiguen la igualdad en resultados y en clasificación. Hay varias campeonas del mundo, grandes dirigentes y lo mejor está por llegar”.

Blanco transmitió que el deporte español está en un gran momento y está convencido de que, como país, se ganarán más de 22 medallas, igualando el registro histórico de Barcelona 1992.

Emocionado, contó que el proyecto de los centros de entrenamiento para refugiados es el que más ilusión interna le ha hecho: “Esta es una de las obras más importantes del COI. Había 80 millones de personas desplazadas y se creó un programa con todas las federaciones. No había dinero, pero conseguimos la financiación para crear el mejor gimnasio que hay en Getafe solo para refugiados. Es lo que más miman los refugiados porque se ha creado para ellos”. Por otra parte, la función de los embajadores, todos medallistas olímpicos, es clave: “Explican la importancia del centro y del trabajo y a partir de ahí dan una oportunidad al que se lo merezca”. A lo que, el exjudoca, concluyó con unas breves palabras de elogio para cada uno de ellos.

También fue preguntado sobre el antes y después de Barcelona 1992: “Fue una gran explosión del deporte. De 1986 a 1992, llegaron los mejores entrenadores y a partir de ahí se empezó la planificación científica para los juegos. El programa de Asociación de Deportes Olímpicos (ADO) permitió que los deportistas lleguen con la mejor preparación. Cuando sucedieron los de Barcelona, ante todo el mundo y ante nosotros mismos, no nos veíamos capaces de organizar un evento de tal magnitud. A raíz de esto, interna y externamente, España cambió. Cambió la proyección internacional que se tenía del país, la mentalidad y la propia ciudad”, afirmó Alejandro Blanco.

Sobre la candidatura de Madrid, el presidente del COE, señala al Ayuntamiento de la ciudad: “En el momento en el que el Ayuntamiento esté dispuesto a hacer algo por los Juegos Olímpicos, hay que ir al Comité Olímpico Internacional y decirles cuándo porque Madrid no puede volver a perder”. Y retrocede a la presentada en 2011 para albergar los juegos de 2020, que finalmente fueron en Tokio. “Nosotros defendíamos un modelo de Juegos diferente, que rompía con lo establecido. En septiembre de 2013 nos mataron en Buenos Aires. Meses más tarde, en el congreso de Mónaco, cambiaron y todo lo que son ahora era lo que España defendía antes. Y, cuando se hace esa votación y se aprueba, la prensa internacional no entendía como Madrid no salió”.

Normas