JUEGOS PARALÍMPICOS TOKIO 2020

España llega a la treintena

Este miércoles sumó una plata y tres bronces alcanzando las 30 medallas. Está a una del botín de Río 2016 y todavía quedan cuatro días de competición. Garrote y Nuria Marqués, doblete.

Tokio
0
España llega a la treintena
CPE

España llega a la treintena de medallas este miércoles, gracias a la plata de Miriam Martínez y a los bronces de Sergio Garrote, Nuria Marqués y el equipo de tenis de mesa formado por Jordi Morales y Álvaro Valera. Un empujón más para nuestra delegación, que se queda sólo a un metal de los conseguidos en Río 2016 (31) cuando todavía faltan cuatro días de competición.

La primera alegría la dio Sergio Garrote, que tras conseguir el oro en la prueba contrarreloj de categoría H2, hoy se ha colgado el bronce en la prueba en ruta H1-2. El ciclista ha hecho un doblete en su estreno en unos Juegos Paralímpicos y puede seguir ampliando el botín. "No hay que despreciar ningún metal, cualquier medalla aquí es una gran victoria. Me he entregado en la medida de lo que tenía, pero también con cabeza porque mañana (jueves) tengo la tercera carrera por equipos", comentó para la RFEC.

No han sido los primeros Juegos de Nuria Marqués, pero sí tiene en común con Garrote eso de obtener metales a pares, puesto que ha terminado tercera en la prueba de los 200 metros estilos en categoría SM9 y suma esa medalla a la plata conquistada en los 100 metros espalda S9. "Ha sido una final difícil. Era una prueba que había preparado y ha salido muy bien. Lo he dado todo, he luchado hasta el final y no me puedo ir más contenta con mis medallas, ¿qué más puedo pedir? Ahora afronto el relevo con muchas ganas", explicó la nadadora.

Otra debutante se ha llevado la plata. Miriam Martínez quedó segunda en lanzamiento de peso clase F36. La valenciana, de 30 años, no lleva mucho tiempo practicando de forma profesional esta disciplina. De hecho, dio sus primeros pasos a mediados de 2020 y ha ido todo rodado. En febrero de 2021 consiguió la mínima B en Dubai y en junio se proclamó campeona de Europa en Polonia. Una meteórica carrera que contrasta con su situación de hace apenas tres años... "No creíamos ni siquiera que pudiera estar caminando y cuando empecé a hacerlo otra vez tenía el sueño de estar aquí. La vida me cambió entonces y ahora mismo me ha vuelto a cambiar otra vez", confesó emocionada.

Se levantó un día con una sensación rara, primero como de hormigueo en la cara. Nada, pensó, será del estrés. Sin embargo, ese síntoma pasó a la pierna, llegó la dificultad para tragar, la incapacidad para controlar los esfínteres y de pronto perdió la visión. Una enfermedad neurodegenerativa había causado estragos en su cuerpo y en su vida. No podía caminar. Ni volver a jugar al fútbol sala. Aunque ella sabía que el deporte sería un bastón en el que apoyarse para salir adelante y fantaseaba con su padre en alcanzar unos Juegos Paralímpicos. Aquel deseo se hizo realidad.

Más dilatada es la trayectoria del equipo de tenis de mesa que consiguió el bronce, el formado por Jordi Morales y Álvaro Valera, en las clases 6-7. Ambos han participado juntos en un total de seis Juegos. Esta vez, los españoles cayeron en la semifinal contra Gran Bretaña (2-1), después de ganar el dobles y perder los individuales. Morales y Valera son incombustibles, ya obtuvieron la plata por equipos en Londres 2012 y aspiran a continuar en París 2024. "Hemos vivido momentos de gloria y también toca ponernos en el otro lado. Hay que intentar reponerse, hace una lectura positiva de la medalla y tomar conciencia de que, a pesar de los años, seguimos siendo medallistas paralímpicos", concluyeron.