JUEGOS OLÍMPICOS | ATLETISMO

Warholm reaviva el debate de las zapatillas: "Es una mierda"

El noruego, plusmarquista de 400 vallas en Tokio (45.94), criticó los modelos de zapatillas de clavos que utilizan algunos de sus rivales. Bolt lo hizo, Jacobs y Bromell las defienden.

Tokio
0
Warholm reaviva el debate de las zapatillas: "Es una mierda"
Gallo Images Getty Images

Dos grandes estrellas del atletismo mundial, voces autorizadas, han mostrado su disconformidad con los nuevos modelos de zapatillas de velocidad, con una espuma superreactiva Pebax combinada con la placa de fibra de carbono. Uno de los más críticos fue Karsten Warholm, plusmarquista mundial de 400 vallas, que atacó el modelo Nike (MaxFly) de su rival Rai Benjamin. El noruego las definió como “bullshit” (una mierda).

“No entiendo por qué se debe poner algo debajo de una zapatilla de clavos, puedes poner algo para amortiguar, sobre todo para el mediofondo, pero si pones un trampolín, creo que es una mierda, y creo que le quita credibilidad a nuestro deporte”, dijo el noruego sobre los nuevos supercalzados hace varios días.

Warholm lleva un modelo Puma, con suela de McLaren, con placa de fibra de carbono: “Es cierto que llevo placa, pero traté que fuera delgada. La tecnología evoluciona, está ahí, pero es importante que no quite crédito”.

Otra de las voces discordantes respecto a las nuevas zapatillas es, ni más ni menos que Usain Bolt. “Cuando lo vi no me lo podía creer, se están ajustando las zapatillas de clavos a unos niveles que dan ventajas a los atletas para correr más rápido”, comentaba sobre el tema El Relámpago, que asegura que con esta tecnología “habría bajado de 9.5”.

Jacobs y Bromell: "No hay datos"

Sin embargo, Marcell Jacobs, que usó el nuevo calzado (modelo Nike MaxFly) restó importancia a estas zapatillas en la consecución de su oro olímpico de 100 metros. “Son prácticamente idénticas al resto de zapatillas, es más una sensación. De los datos no hemos visto una gran diferencia. La velocidad y la frecuencia son los mismos. También depende como te adaptes a ellas". Trayvon Bromell, el más rápido del año en 100 que no estuvo en la final de Tokio, sigue esa línea: “No hay datos que demuestren la mejora”.

Dichas zapatillas están también instaladas en saltos y en mediofondo. Adel Mechaal, habla de la mejora, pero que ya es algo igualitario: “Las normas están sobre la mesa y ya todas las marcas tienen sus zapatillas. Se llega con menor fatiga a la parte final, y en lugar de acabar la última vuelta a 54 o 53, terminas a 52”. En el mediofondo y fondo parece que la irrupción de los nuevos modelos está aceptada, el debate se abre ahora en la velocidad.