JUEGOS OLÍMPICOS | PIRAGÜISMO

El K4 500, lanzado: "No firmamos la plata"

Craviotto, Arévalo, Cooper y Germade pasaron directos a las semifinales de la próxima madrugada (final 05:10) tras el mes "más duro" de sus vidas.

Tokio
0
El K4 500, lanzado: "No firmamos la plata"
Phil Walter Getty Images

El K4 500 dio el primer paso hacia una de esas medallas que se dan por segura para España. La embarcación formada por Saúl Craviotto (doble campeón olímpico, una plata y un bronce), Marcus Cooper (oro en Río en K1 1.000), Carlos Arévalo y Rodrigo Germade, tres veces subcampeones mundiales en este ciclo junto a los dos primeros, dominó su serie y estará en las semifinales de la próxima madrugada (03:19, con final a las 05:10).

El gran reto es superar en lo que se prevé un mano a mano a la Alemania de Max Rendschmidt, Ronald Rauhe, Tom Liebscher y Max Lemke, con tres medallistas olímpicos y campeones mundiales en 2017, 2018 y 2019 siempre con España por detrás. Pero Craviotto y cía les derrotaron en la última Copa del Mundo de Szeged. En las series, España fue la más rápida (1:21.658) con los germanos cerca (1:21.890). Pero los dos cerrando gas al final.

"Hay que sufrir y aguantarse", les decía Miguel García el último mes en Trasona (Asturias). "Ha sido de lo más duro de nuestra vida", corrobora Arévalo, quinto en K1 200. "Se trataba de trabajar la potencia, la tolerancia al ácido láctico ya en sesiones específicas de K4", explica García sobre ese enemigo que provoca la fatiga muscular. "Acabamos muertos", corrobora Craviotto. En Tokio, atienden con chalecos de hielo, bolsas con cubitos en la cabeza y toallas húmedas. Y con García preocupado por que no pasaran más tiempo al sol. Cualquier detalle cuenta.

El calor es tremendo en el canal de Sea Forest, más de 30 grados a las 09:00. Como Craviotto fue el abanderado, eso permitió al K4 viajar antes a Kyotango, donde entrenaron también en agua salada. "Nos ha venido muy bien para aclimatarnos, porque los primeros días lo pasamos fatal", advierte Craviotto. Están dónde y cómo querían. "Y no firmamos la plata", recuerdan.

En el C1 1.000, los jóvenes Tano García y Pablo Martínez no lograron pasar a semifinales en la repesca.