JUEGOS OLÍMPICOS | VELA

Jordi Xammar y Nico Rodríguez logran la undécima medalla

Jordi Xammar y Nico Rodríguez lograron la medalla de bronce en la clase 470 tras finalizar en quinta posición la Medal Race. Undécimo metal para España.

0

Un bronce todo corazón. Jordi Xammar y Nico Rodríguez hicieron realidad este miércoles en la isla de Enoshima su gran sueño olímpico. Acostumbrados a ganarlo todo en otros escenarios y competiciones, les faltaba la gloria de los Juegos, que firmaron a lo grande tras desafiar un sinfín de dificultades y adversarios.

En una de las clases más competidas y también prestigiosas del calendario olímpico, el barcelonés y el vigués triunfaron con un trabajo ímprobo, repleto de sacrificios y renuncias personales. Uno y otro se complementan a la perfección. Frente a las energías y el desparpajo imparable del primero, la calma y el sentido común en las decisiones del segundo. Un tándem idóneo que había hecho unos Juegos pluscuamperfectos. Hasta que llegó la 'Medal Race', en la que también dieron la cara.

Como ocurrió el día antes con los 49er y la clase Finn, hubo momentos de duda. Las diferencias en la general eran muy estrechas y había margen para que les arrebatasen el bronce, si bien el dueto español supo controlar la situación a la perfección y mantener la serenidad incluso en los tramos más intrincados de al regata.

Con Australia amarrada al oro, cumplió con los pronósticos Suecia y se agarró a la plata. Lo mismo hizo España, que de ningún modo podía estropear la trayectoria imponente de días atrás.

El éxito metálico del dueto Jordi-Nico permite a la familia olímpica abrazarse de nuevo a la vela como semillero de podios y grandes éxitos. Desde que Montreal 76 abrió la veda, ya son 21 medallas, algunas tan celebradas como ésta. No solo porque son Xammar y Rodríguez de los deportistas más queridos y admirados de la delegación nacional; también porque su actitud ha sido intachable. Pocos podios tan trabajados como éste.