JUEGOS OLÍMPICOS

¿Por qué no hay categoría masculina en la natación sincronizada en los Juegos Olímpicos?

Hasta 1941 la natación sincronizada era una disciplina mixta, pero la ruptura de esta modalidad hizo que la masculina perdiera fuerza al punto de no entrar en unos Juegos Olímpicos

0
¿Por qué no hay categoría masculina en la natación sincronizada en los Juegos Olímpicos?
Al Bello Getty Images

La natación sincronizada o artística es un deporte ampliamente reconocido por donde han pasado atletas como Ona Carbonell, Gemma Mengual o Andrea Fuentes entre otros. La gracilidad de los movimientos, la estética del artista o las singularidades de los vestidos, que hacen que sean una obra de arte en la mayoría de los casos, hacen de la natación sincronizada uno de los deportes más bonitos para ver. Sin embargo, la natación sincronizada se rige por una normativa sexista que hace que los hombres estén vetados de competiciones internacionales.

Esto antes no era así ya que en los Juegos de Helsinki 1952 fue cuando debutó la categoría sin distinción de géneros. Mujeres y hombres competían para saber quién es el mejor en un deporte que data de finales del siglo XIX, cuando se le conocía como "ballet acuático".

Historia

La natación sincronizada masculina tuvo un auge entre los años 30 y 40 cuando se convirtió en una atracción habitual entre el público internacional. En 1941 se transformó en deporte cuando la adoptó la Unión Atlética Amateur de Estados Unidos, que además hizo la división de categorías entre hombres y mujeres, hasta entonces categorías mixtas.

Esta separación fue lo que hundió a la categoría masculina. La Unión Atlética lo hizo pensando que los hombres tenían una ventaja biológica en el agua, pero en la práctica fue todo lo contrario. La separación hizo que poco a poco la disciplina perdiera interés por parte del público, siendo el punto de inflexión los Juegos de Los Ángeles 1984 donde solo fue aceptado la natación sincronizada femenina.

El comité deportivo de Los Ángeles 1984 sostuvo que una de las razones para decidir la exclusión de la categoría masculina fue con el objetivo final de tener más deportes femeninos, hasta entonces en atletismo, natación, piragüismo o gimnasia, entre otros.

En la actualidad casi todos los deportes olímpicos son practicados por ambos sexos, por lo que muchas voces dentro de la natación sincronizada masculina, como Alexander Maltsev, Bill May o Benoit Beaufilis; piden que se abra la opción de competir para los hombres en un futuro. Sin embargo, muchas voces autorizadas creen que la idea es lejana.