JUEGOS OLÍMPICOS | BALONCESTO

Doncic pisa las semifinales

Eslovenia despacha a Alemania (94-70) con 20 puntos y 11 asistencias del crack, bien escoltado por un imponente Dragic (24). Su rival saldrá del Francia-Italia de las 10:20 horas.

0
Doncic pisa las semifinales
Kevin C. Cox Getty Images

La talentosa e insolente banda de Doncic ya está en semifinales de los Juegos Olímpicos después de quitarse de un plumazo a Alemania (94-70) en cuartos con un recital más del crack de los Mavericks: 20 puntos, 8 rebotes, y 11 asistencias. Luka estuvo bien escoltado por el soldado Dragic, que tuvo una actuación imponente, con 27 puntos. Eslovenia es un equipo que juega entregado a su líder y que está dispuesto a todo por conseguir la gloria en Tokio. Sus jugadores, liderados por un auténtico fenómeno, tienen una fe desbordada en lo que hacen y, aunque por momentos se hacen cargantes por su reiteradas protestas a los árbitros, con un estilo balcánico de lo más ochentero, juegan muy bien al baloncesto y están ganando con una superioridad insultante salvo en el partido contra España. En semifinales, le espera el vencedor del Francia-Italia que se juega a las 10:20 horas. La revolución verde de 2017 ha vuelto en Saitama.

Eslovenia voló en el inicio. Subido a la ola del partido contra España, Doncic dirigió las operaciones. Juega de memoria. Sus compañeros le abren el espacio para que irrumpa en la zona y le esperan en las esquinas, donde saben que Luka les encontrará. Blazic y Cancar se aprovechan. Tobey juega dentro y fuera. Lo mismo remacha un alley-hoop que se tira un triple. Y, mientras, Zoran Dragic corre casi poseído las transiciones. El 23-12 de salida hizo prever una matinal sencilla para Eslovenia.

Alemania, sin embargo, reaccionó con orgullo. Tres triples consecutivos de Maodo Lo pusieron el partido 31-32 en el segundo cuarto. Fue su único momento en el partido. Eslovenia se había tomado un descanso y los alemanes, un equipo capaz de mantener un ritmo alto de juego, trataron de meter algo de miedo a la banda de Doncic, que reaccionó rápido, con un parcial de 13-5 hasta el descanso con un triple final de Dragic, que se fue al vestuario como máximo anotador esloveno ante los malos porentajes de Doncic (3/10), compensados, eso sí, con cinco asistencias.

Eslovenia empezó el tercer cuarto a golpe de triple. De nuevo, Dragic. Y Doncic, que miró a la cubierta del Saitama Arena cuando anotó su primer lanzamiento de tres en el minuto 22. Uno más de Tobey mandó el partido al 56-42. Alemania trató de resistir como pudo y jugó con compromiso, pero daba la sensación de que le faltaba un punto para llegar al nivel de Eslovenia y ya no pudo devolver el partido a los niveles igualados. Una carga final de triples de Doncic y Prepelic mandó el partido a un 82-63 ya imposible para Alemania. Al partido le sobraron los ultimas cinco minutos, en los que Eslovenia aprovechó para aplaudir a su rey y a estirar más el marcador y acercarse de nuevo a los cien puntos. La banda de Doncic ya huele la medalla.