TAEKWONDO

¡Adriana Cerezo asegura la primera medalla para España!

La madrileña, de 17 años, entró en la final de taekwondo (este sábado a las 14:30, La 1 y Eurosport) frente a la tailandesa Wongpattanakit. Debutaba en unos Juegos.

Tokio
0
¡Adriana Cerezo asegura la primera medalla para España!
RUNGROJ YONGRIT EFE

Después de dar un golpe fabuloso, Adriana Cerezo levanta los brazos sobre el tatami. Grita enérgica. Saluda a todos los que conoce en el semivacío Makuhari Messe, a las afueras de Tokio. "No hay público, pero hay gente mía. A mí me parece que oigo gritos por todos lados". 17 años tiene la madrileña de Alcalá de Henares, y asegura la primera medalla olímpica de España en Tokio 2020. En taekwondo, en -49 kilos. Tumbó a la turca Yildirim y sólo queda saber si tendrá plata u oro (final, 14:30 horas en España, La 1 y Eurosport). Su rival, la tailandesa Wongpattanakit.

Hay deportistas que dicen que van "a disfrutar" a una competición. La realidad es que algunos no lo hacen tanto, pero sí es el caso de Cerezo. Este año terminó la EVAU (la selectividad para los que no le suene) y parece que vino a Tokio más a pasarlo bien que a competir, en el buen sentido. Y con ese taekwondo fresco, apto para neófitos se presentó como una de las nuevas caras del deporte español.

Primero maduró con facilidad a la serbia Bogdanovic. "Aguanta, está cansada. Estáte firme, fuerte, dura...", se oía desde la grada, aunque su entrenador Jesús Ramal no estuviera en la grada. El nivel de Cerezo era superior. Sólo tuvo que esperar. La bomba fue en cuartos cuando arrasó a la china Wu Yingyu, una doble campeona olímpica (Pekín 2008 y Londres 2012). 33-2. Dos asaltos. Durante el combate, Adriana ya celebraba, y no era por falta de respeto, sino de alegría total y espontánea.

Unos momentos "de película"

La campeona de Europa de la categoría vivía alguno de los momentos más raros de su vida adolescente, los periodistas chinos se agolpaban para preguntar, ¿quién eres? ¿cómo has ganado así? Le quedaba la turca Yildirim en semifinales a la que doblegó. Sonrisa para comenzar, muchos golpes a continuación. 10-6 para empezar. "Cuidado con su derecha", le gritaban. 25-15 al segundo. 39-19 para acabar. "He disfrutado esta vez, pero sufriendo. ¡Vamos! Otra más".

Ahora tendrá enfrente a la tailandesa Wongpattanakit, la cabeza de serie número uno que tumbó a la japonesa Yamada. El último escollo para la imparable Cerezo, la gran revelación del tatami. Ganó su plaza a última hora, era la cabeza de serie número 15, pero está en la final. "Voy a por el oro, pero no voy a celebrar nada. si hay que conformarse, me conformaré después. Disfruté sufriendo", dijo a AS.

"Nada más salir al tatami parecía que estaba en una película o algo, no me creía que estuviera en los Juegos", decía la alcalaína que se entrena en San Sebastián de los Reyes, de apellido Cerezo, el árbol símbolo de Japón. Pues está en Tokio 2020, en una final. Con descaro y alegría. El deporte español buscaba relevos... aquí hay una taekwondista.

Vicente cayó en cuartos

Adrián Vicente, que ganó la primera ronda,  al portugués Rui Braganca no estará en la repesca por el bronce. El coreano Jang le batió en cuartos y después perdió en semifinales, algo que acabó con las opciones del madrileño.