JUEGOS OLÍMPICOS | FÚTBOL

La hegemonía dorada africana

En Atlanta 1996, Nigeria se convirtió en el primer país de este contintente en endosarse el oro en fútbol. Seguidamente, Camerún repitió la profecía en Sidney 2000.

La hegemonía dorada africana
GABRIEL BOUYS EPA

La FIFA decidió en la edición de Barcelona 1992 que los integrantes de los equipos fuesen de la categoría Sub-23. Tras la imposición de esta norma, algunos países han gozado en los Juegos Olímpicos de alguna leyenda con estrellas emergentes en el mismo equipo. Posteriormente, algunos jugadores han escrito su nombre en la historia de este deporte. Jay-Jay Okocha, Kanu o Samuel Etoo, entre los baluartes africanos más destacados. Hicieron historia, neutralizando a las mejores Selecciones del panorama mundial, como la Brasil de Ronaldo y Rivaldo o la Argentina de Crespo y Zanetti.

Atlanta 1996: Las águilas verdes dieron que hablar

Brasil era la favorita para ganar el oro, tras haber ganado dos años atrás el Mundial de Estados Unidos. Sin embargo, ganar una cita olímpica era la asignatura pendiente de la canarinha. Un equipo cargado de estrellas, con Ronaldo Nazario (19), Roberto Carlos (23) o Rivaldo (24) a la cabeza. Eliminada por Nigeria (4-3), en semifinales, perdiendo una ventaja de dos goles. La selección africana dio mucho que hablar, liderada por Jay-Jay Okocha (22) y Kanu (19), este último marcó los dos goles en el descuento ante Brasil, mandando a los nigerianos a la lucha por el primer puesto. Esta fue una de las victorias más importantes que ha vivido el país africano en su historia, pero no sería la única.

En la final esperaba Argentina, otra de las Selecciones más laureadas, liderada por los jóvenes Hernán Crespo (21) y Zanetti (22). El guion de la lucha por el oro fue el mismo que en la semifinal ante Brasil. La albiceleste tomaba la iniciativa y se adelantaban en el marcador. Las águilas verdes no se rindieron y acabaron remontado (3-2) en el tiempo extra con el gol de Amunike. Esta victoria convirtió a Nigeria en la primera nación africana en conseguir el oro en unos Juegos Olímpicos.

Nigeria celebrando el oro olímpico de Atlanta 1996.

Las estrellas que conformaban la Selección de Nigeria en esta cita olímpica, se han hecho un hueco en la élite del fútbol. Por ejemplo, Okocha, uno de los jugadores nigerianos más laureados, hasta siete veces mejor jugador nacional o Kanu que se convirtió en uno de los delanteros más trascendentales de la historia del fútbol africano, convirtiéndose en dos ocasiones en el mejor jugador del continente.

Sidney 2000: Camerún condenó a España

Otra vez una Selección del continente africano, daba que hablar en unos Juegos Olímpicos. Tras la gesta de Nigeria en tierras americanas, solo quedaba esperar en esta edición si los pronósticos se repetirían de nuevo. Kamení (16), Etoo (19) y Geremi (21), lideraban a Camerún, en una plantilla llena de jóvenes jugadores. Tras ser segunda en la fase de grupos, se cruzaría en cuartos de final con Brasil. La canarinha con Ronaldinho (20) al mando buscaba olvidar los fantasmas del pasado en anteriores citas olímpicas. Otra vez en los minutos finales, los brasileños caerían derrotados por una Selección africana. El gol de Mbami en el minuto 113 colocaba a Camerún entre los cuatro mejores.

En semifinales, esperaba la Chile de Iván Zamorano (33), máximo realizador con seis goles. Los chilenos se adelantaron en el marcador, pero otra vez los minutos finales hacían justicia. Mboma en el minuto 84 y Lauren de penalti en el 90, hacía soñar a Camerún con el oro olímpico. España, la rival por el primer puesto. Xavi (20), Marchena (21), Puyol (22) y Capdevila (22), formaban parte de ese plantel, diez años después serían campeones del mundo. Otra vez las remontadas como guion del partido. Xavi y Gabri, ponían una ventaja de dos goles en el marcador. Pero la garra de los africanos no desistió, la mala fortuna de Amaya y el gol de Etoo minutos después, empataba el encuentro. No quedaba tiempo para más y la prorroga no fue suficiente para determinar el campeón. Los penaltis daban a Camerún su primer oro y el doblete, tras la consecucción de la Copa de África en ese mismo año.