NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID

Un hombre clave en los fichajes

Juni Calafat ha colocado a cuatro hombres de su factoría en el once del Madrid: Casemiro, Militao, Rodrygo y Vinicius. Ahora persigue dos nuevas joyas.

Actualizado a

Algo cambió en el Madrid con la llegada de Neymar al fútbol europeo. La guerra entre la entidad blanca y el Barça por su fichaje, en el verano de 2013, subió tanto de precio del traspaso del jugador y las comisiones que el caso terminó en los juzgados. Al Barça le costó caro. Poco después, el Madrid dio un giro de 180 grados en su política internacional y aumentó sus esfuerzos por captar prematuramente, antes de que explotaran en el mercado, a los jóvenes talentos brasileños que están llamados a convertirse en el nuevo Neymar. El último caso avanzado por AS, el interés en Matheus do Nascimento, es un claro ejemplo. Pero antes hubo muchos más.

El hombre elegido para dirigir esa operación que tan rentable está saliendo al Madrid fue Juni Calafat, persona muy cercana a Ronaldo Nazario, que ya había asesorado antes a Ramón Martínez en la contratación de Casemiro. Hoy, ocho años y diez contrataciones de jugadores brasileños después, Calafat, jefe de fútbol internacional del club, ha colocado a cuatro de sus apuestas en el once tipo del Madrid. Son el propio Casemiro más Militao, Rodrygo (aunque este alterna con Valverde, también apuesta de Juni) y Vinicius, un póker de relumbrón.

Los aciertos de Calafat

La confianza del Real Madrid en Juni Calafat se ha ido fortaleciendo de tal manera que ahora es el hombre fuerte del club no sólo en Brasil, sino en todo el mercado internacional. Fue él, por ejemplo, quien se encargó de establecer los primeros contactos con el entorno de Camavinga, hace ya un par de años, en una operación que se ha ido fraguando a fuego lento hasta romper el pasado verano. No hay jugador que prometa en el fútbol internacional que el Madrid no tenga satelizado e incluso contactado. El hombre fuerte de Calafat en Brasil es Paulo Henrique Xavier, ex miembro del scouting del Manchester United y muy relacionado con el staff técnico de la propia Confederación Brasileña de Fútbol.

Con respecto al mercado brasileño, hay una guerra subterránea desatada entre los principales equipos de Europa por encontrar al Neymar del futuro, alguien que compagine rendimiento en el campo y fuera del mismo en términos de márketing. Tanto, que se han inflado los precios de los jóvenes talentos. Las últimas tres apuestas del Madrid, que llevan la firma de Calafat, no han sido baratas: Vinicius (45 millones con 16 años), Rodrygo (40 millones con 17) y Reinier (30 con 17). Los dos primeros tienen un valor de mercado real mucho mayor en la actualidad. El tercero, Reinier, aún debe explotar y su cesión en el Dortmund no está dando resultado. ¿Será Matheus Nascimento el próximo?

El camino que hay entre Casemiro y el trayecto que han supuesto las contrataciones de Vinicius, Militao y Rodrygo, no ha sido un camino de rosas. También ha habido apuestas fallidas. Por suerte, ninguna de ellas ha tenido un coste excesivo. En enero de 2014, Juni Calafat improvisó la llegada de dos puntas cedidos al filial blanco, Willian José y Pablo Teixeira (éste último apenas jugó 63 minutos). Ninguno se quedó. A ellos les siguió Abner, lateral zurdo de 18 años afectado luego por una doble lesión grave (ha regresado a Coritiba) y poco después, ya en 2015, recomendó a Lucas Silva. Costó 14M€, enseguida dejó de contar para Ancelotti (en la primera etapa del técnico) y estos días intenta levantar el vuelo en el Gremio.

Algún fracaso

También hay operaciones protagonizadas por Calafat que no han podido llegar a buen puerto. La guerra es tan encarnizada por llevarse a los jóvenes talentos que en ocasiones el Madrid se ha visto obligado a retirarse. Sucedió en 2016 con Gabriel Jesus. Real Madrid, Barça y Manchester City pugnaron por él. Fue finalmente la entidad inglesa la que se llevó el gato al agua pagando 33 millones de euros al Palmeiras. Ese mismo verano, Madrid y Barcelona también lucharon por el que ahora es central del Shakhtar Marlon, que finalmente fue fichado por el Barcelona por cinco millones, aunque el Madrid intentó ‘robárselo’ in extremis sin conseguirlo.

Dos nuevos objetivos

Hay dos nuevos jugadores que está sobre la mesa del Madrid. Por un lado Matheus França, tiene 17 años, milita en Flamengo y sus actuaciones recientes en los equipos inferiores del club no han pasado desapercibidas en Europa. El otro es Matheus Nascimento, de 18 años, delantero centro de Botafogo. Los clubes brasileños se frotan las manos por la competencia que hay en Europa por llevarse a las jóvenes promesas. De momento, al Madrid le funciona la estrategia...

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?