NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID

Nacho, 21 años de blanco

Canterano, segundo capitán por detrás de Benzema y por delante de Modric y Carvajal, el defensa de Alcalá de Henares lleva en el Real Madrid desde que ingresase a los 11 años de edad.

Actualizado a
Nacho Fernández controla el balón ante la presencia de su compañero Reinier en uno de los primeros entrenamientos del equipo blanco en la actual pretemporada.
Antonio VillalbaRealmadrid.com/EFE

Canterano, segundo capitán por detrás de Benzema y por delante de Modric y Carvajal, cinco Champions, 386 partidos entre el Castilla (111) y el primer equipo del Real Madrid (275)... Son los datos de Nacho (32 años). El zaguero cumple con esta su vigesimoprimera temporada como jugador del equipo madridista. Toda una vida. Desde que entrase con apenas 11 años en el Alevín A de la entidad madrileña hasta hoy día: “No se puso nervioso y lo clavó, vimos al Nacho que sigue siendo hoy”, relataba su padre José María en AS hace ya varios años. Y así sigue. Esta temporada ha participado en 42 de los 56 encuentros que ha disputado el Real Madrid, haciendo olvidar la campaña 2019-20, en la que una lesión de ligamentos le trajo por la calle de la amargura.

De los 14 partidos en los que no actuó se perdió uno por lesión (ante el Betis en el Benito Villamarín, triunfo blanco por 0-1, gol de Carvajal) y otro al estar sancionado por acumulación de tarjetas (también victoria madridista por 4-0 al Espanyol, el encuentro que significó la 35 Liga madridista). Los otros 12 restantes los vio desde el banquillo. Esa ha sido la principal cualidad de Nacho a lo largo de su dilatada etapa en el club de su vida: estar siempre preparado para cuando el entrenador de turno y sus compañeros le necesiten. De su trabajo, siempre en silencio, hablan los 275 encuentros que lleva defendiendo la camiseta blanca en el puesto en el que se le ha necesitado: bien de lateral derecho, bien como central o bien en el carril izquierdo (marcó un gol clave jugando de lateral zurdo al PSG al lesionarse Marcelo en 2015). Incluso ha servido de desatascador, como ante el Sevilla, al que anotó un gol de falta directa obra de la pillería y de estar atento al desarrollo del juego.

Ahora, con la marcha de Marcelo, ha dado un salto de calidad en el vestuario blanco: ya es segundo capitán (estrenó el brazalete el día de la derrota ante el Barcelona 0-4 en el Bernabéu) por detrás de Benzema. Siempre sin levantar una palabra, ciñéndose a lo que se necesitaba de él... aunque siempre ha odiado una frase con la que se le ha vinculado desde su debut en Valencia en 2011 (triunfo por 3-6): “Siempre cumple”. No. Siempre ha estado preparado para ello. Y siempre en silencio. No siempre se cumplen 21 años defendiendo la elástica blanca.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?