NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ATLÉTICO

El Atlético, en el último adiós a Lázaro Albarracín

Cerezo, Miguel Ángel Gil, Antonio López o Ángel Torres, en el sepelio del vicepresidente rojiblanco fallecido ayer.

Actualizado a
La directiva del Atlético en el sepelio de Lázaro Albarracín.

El fútbol le dio esta mañana el último adiós a Lázaro Albarracín, el vicepresidente del Atlético fallecido ayer a los 93 años, una figura respetada y querida por todo el mundo. Enrique Cerezo, presidente del club, y Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado, estuvieron presentes en la misa y posterior sepelio en la sacramental de San Lorenzo y San José, apenas unas calles separado de donde se levantaba el Vicente Calderón. Pero no fueron los únicos.

Gil Marín y Martín Presa.
Ampliar
Gil Marín y Martín Presa.

Ángel Torres, presidente del Getafe, Raúl Martín Presa, del Rayo Vallecano, también estuvieron presentes, así como directivos rojiblancos como Miguel Pérez o Antonio Alonso, así como exjugadores como Movilla o Antonio López o exentrenadores como Fernando Zambrano.

Ángel Torres y Cerezo.
Ampliar
Ángel Torres y Cerezo.

“El 100% de los jugadores le quería”, resumía Roberto Solozábal, presidente de la Asociación Leyendas del Atlético en la tarde del fallecimiento de Lázaro. Y no solo los jugadores. Todo el fútbol. Cercano, educado, amable y muy pendiente siempre del área social, de las peñas rojiblancas, la de Lázaro es una figura que trascendía. Han sido numerosas las condolencias y los pésames sentidos por su pérdida.

Movilla y Antonio López.
Ampliar
Movilla y Antonio López.

Natural de Lorca, Murcia, localidad en la que nació en 1929 y que en 2016 inauguró una plaza con su nombre, el servicio militar en Madrid, a los 20 años, cambió su vida para siempre. El Atlético se convirtió su centro, acompañándole en cada viaje y desplazamiento. En 1987 se incorporó a la directiva pero siempre bajo esa esencia: el Atlético por y para todo. De hecho, su último deseo fue claro: que le enterraran con una bandera rojiblanca. Descanse en paz.