NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

MALLORCA-ATLÉTICO DE MADRID

1x1 del Atlético: un equipo que ni aprende ni transmite nada

Pena. Es el sentimiento de aficionado rojiblanco en el quinto pinchazo seguido. Sin intensidad ni acierto. El Almazán, última pesadilla antes del necesario parón.

Actualizado a
MALLORCA, SPAIN - NOVEMBER 09: Atletico de Madrid players pose for a team picture prior to the LaLiga Santander match between RCD Mallorca and Atletico de Madrid at Visit Mallorca Estadi on November 09, 2022 in Mallorca, Spain. (Photo by Rafa Babot/Getty Images)
Rafa BabotGetty

Oblak: Cada primera llegada del rival es gol. Matemática pura. Y contra el Mallorca no puede librarse ni el esloveno. Dejó un balón muerto a priori sencillo para él con un despeje en el área que recogió el equipo visitante para encontrar a Muriqi solo en el área pequeña. En la segunda mitad evitó el gol de Amath. Siete partidos seguidos encajando. Empezar con el marcador en contra siempre lo hace más difícil.

Nahuel Molina: Duró media hora sobre el campo. Vio una amarilla muy temprana por frenar una contra tras una pérdida suya en campo rival y el Cholo decidió dar entrada a Correa en el minuto 30 para intentar proponer algo en ataque. Aporta más con sus pases desde atrás al espacio por abajo, como un gran balón para Morata que incomprensiblemente no remató, que con los centros donde sí necesita mucha más precisión para castigar a la defensa rival. Y, mientras no consigue crecer, Trippier es el mejor del Newcastle partido tras partido.

Savic: La regresión defensiva del Atlético es alarmante, triste y dolorosa para los seguidores rojiblancos. Un balón cómodo bombeado al área dio con Felipe, Savic y Reinildo saltando a la par, molestándose y despejando a banda en el gol del Mallorca. Una falta de comunicación inexplicable en la categoría. No tenía a Giménez a su lado, pero en los últimos partidos ni los centrales titulares han estado bien. Lejísimos de su mejor versión. No pudo con Muriqi, que al igual que Joselu el domingo le dio un dolor de cabeza constante en el juego de espaldas.

Felipe: Tercer partido de la temporada y primera aparición desde el 18 de septiembre para cubrir la baja de Giménez, sancionado por acumulación de amarillas. Y se medía a Muriqi, uno de los delanteros más fuertes en el cuerpo a cuerpo de LaLiga y que tardó poco en volver a ver puerta ante las facilidades defensivas del Atlético. Puestos a repartir culpas, no debe ser el brasileño el primer señalado, ya que por lo menos no ha participado en los esperpentos de las últimas semanas.

Reinildo: Ya ni el mozambiqueño está cómodo en defensa. Entre Savic y Felipe le hicieron un sándwich en un balón donde los tres saltaron a despejar sin ningún rival y acabaron iniciando el gol del Mallorca. Desde el inicio se le escaparon balones fáciles y la alternancia entre la defensa de cuatro y cinco apenas le permitió sumarse en ataque con peligro. No tuvo un buen día y salió sustituido a los 69 minutos.

Witsel: El belga está lejos de su impacto inicial en el equipo. Es más, se podría decir que desde su llegada ha sumado más como central que en el pivote. De haber estado Kondogbia, probablemente Witsel hubiese entrado en el centro de la zaga, pero le tocó intentar ejercer el papel del centroafricano. No consigue darle velocidad al juego del equipo ni encontrar a sus compañeros con los balones largos. Sobrepasado en velocidad. Tenía un remate franco en el área y golpeó al aire dejando claro el estado de forma del equipo y cuando sí enganchó una chilena se estrelló con la defensa. Juego plomizo durante la primera hora.

De Paul: La baja de Koke le ha convertido en un fijo en la sala de máquinas, pero la sensación es que su mejor versión llegará en Qatar con Argentina, donde siempre es un jugador superlativo. Dejó uno de sus mejores pases como rojiblanco para el gol de Morata, pero acabó anulado por fuera de juego. Le cuesta dar ritmo al juego del equipo, acelerar un fútbol lento y pastoso. Sin embargo, es uno de los jugadores que más tratan de subir las líneas de presión y proponer algo diferente. Por lo menos corre, no da la misma sensación con todos.

Llorente: En cuanto ha estado recuperado ha regresado al once. Comenzó como interior derecho, pero el cambio de Nahuel Molina le trasladó al lateral derecho. Se le espera en la lista de Luis Enrique, aunque su nivel no ha vuelto acercarse en las dos últimas temporadas al del título de Liga. Subió la banda, pero la poblada zaga del Mallorca no le dejó el menor espacio.

Carrasco: Uno de los bajones de nivel que más daño han hecho al equipo. Un ejemplo de la desesperación del Atlético. Aunque apenas puede encarar, no recibe en ventaja y cuando lo intenta no es capaz de ser superior a su par en ningún partido. Las dos últimas temporadas había sido un filón en ataque, pero este año está a años luz. Sin esa capacidad de desbordar individualmente, tampoco encuentra el juego colectivo.

Griezmann: Se ha apagado en los últimos partidos y el equipo tenía una dependencia notable del francés. Se le nota sin tanta chispa, después de pasar de recurso de media hora a titular indiscutible. No encuentra su espacio entre líneas ni consigue probar portería. Sí logró esa zona para hacer daño cuando se volcó a la banda izquierda y comenzó a generar peligro con sus centros, sirviendo dos grandes balones que Morata no pudo convertir. Puso la luz en los últimos minutos del equipo en busca del empate.

Morata: La defensa del Mallorca trató de adelantarse y dejarle en fuera de juego constantemente. En una acción muy limítrofe consiguió un gran gol, pero el VAR intervino para determinar que estaba adelantado. Lamentablemente para el punta solo acertó en la que no valía. Antes, la había tenido en posición legal y había preferido no rematar incomprensiblemente. La única solución del equipo en busca del empate fue multiplicar los centros laterales ante una zaga muy potente en el juego aéreo y no acertó a embocar el gran envío de Griezmann, sin acertar entre la cabeza y el pie. Y, cuando remató bien al nuevo balón del francés, Rajkovic le quitó el gol con una gran mano.

Correa, cambio adelantado

Correa: Cuando solo marchaba media hora de partido Simeone le dio entrada en busca de la remontada. Un jugador que siempre ha dado cosas diferentes al equipo, pero que en este periodo del curso no es capaz ni de revolucionar los partidos ni de aportar cosas diferentes. Un sinfín de balones perdidos. Otro jugador que no pasa por un buen momento de forma.

Lemar: Su entrada sirvió para tener un jugador entre líneas que la pidiese e intentase asumir la responsabilidad de generar fútbol. Por lo menos trata de hacer algo diferente y se sale del molde. Sin João Félix, al equipo le faltan futbolistas que tomen ese papel. Los mejores minutos llegaron con él sobre el campo.

Koke: El Atlético le ha echado muchísimo de menos. Regresó para jugar los últimos 20 minutos con el marcador en contra después de sumar cinco pinchazos en sus seis ausencias. La pidió y buscó perforar la pobladísima defensa local con centros laterales, pero tampoco dio con la fórmula.

Reguilón: Debut en el Atlético tras firmar sobre la bocina del mercado veraniego recién operado de una pubalgia. Un año a préstamo y va a llegar a diciembre prácticamente sin participar. Gran balón interior para Griezmann en la ocasión más clara de Morata para empatar.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?