NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ITALIA

El ocaso del Messi marroquí

Hachim Mastour, que llegó a ser considerado un niño prodigio en el Milan, acaba de fichar por un club de 2ª de Marruecos.

Actualizado a

Hicham Mastour, aquel niño prodigio del Milan que fue un icono mediático, acaba de fichar por el Renaissance de la segunda división marroquí. Su historia es como la de tantos otros jugadores precoces. Con 14 años el conjunto rossonero pagó a la Reggiana 500.000 euros por él. Se le consideraba la nueva joya del fútbol. Había nacido en Reggio Emilia, aunque sus padres eran marroquíes. Después de asombrar con las categorías inferiores del club de su ciudad, los equipos más grandes de Europa se lanzaron a por él: Madrid, Barça, City, Juventus, Inter... Sólo el Milan decidió abonar la inmensa cantidad de dinero que costaba un chico tan joven.

La ilusión se desbordó con él en el club rossonero. Empezó a trabajar con el primer equipo y estuvo a punto de debutar de la mano de Clarence Seedorf en la 2013-2014. Tenía solo 15 años, pero en un partido en San Siro ante el Sassuolo no pudo salir del banquillo pese a estar convocado. A partir de ahí todo fue a peor.

El Milan decidió que saliera cedido al Málaga durante dos temporadas en busca de unos minutos que no encontró. La FIFA tuvo que dar el visto bueno a la cesión al ser menor de edad, lo que retrasó su debut -ante el Betis en La Rosaleda-. Al siguiente año, el Málaga devolvió a Mastour al Milan porque no contaba con él. En ese tiempo llegó a debutar con la selección absoluta de Marruecos en un partido oficial ante Libia.

El PEC Zwolle, de Países Bajos, fue su siguiente estación, aunque tampoco pudo rendir como se esperaba. De hecho, el Milan le rescindió su contrato un año antes de que concluyera. Acabó en la liga griega y posteriormente en categorías inferiores del fútbol italiano (Carpi, Reggina), hasta que en este mercado de verano ha sido contratado por un conjunto de la segunda división de Marruecos, el Renaissance, en el que espera disfrutar de un deporte que para él pasó de sueño a pesadilla.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?