NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

INGLATERRA

El Haaland de siempre

Sus dos goles permitieron que el City se impusiese al Everton para seguir poniendo presión sobre sus rivales por el título.

Actualizado a
El Haaland de siempre

Llevaba dos meses sin marcar. Una frase inédita en la carrera del futbolista noruego, cuya cuenta de goles y partidos suele andar a la par. Hay truco. Haaland pasó casi todo ese tiempo lesionado, pero apenas ha necesitado tres partidos para volver a ver portería y para ganar partidos para el Manchester City. Tiene 23 años, pero va rompiendo récords con tanta asiduidad como mete la pelota en la portería contraria. Algo que, en sus 78 encuentros como celeste, ha conseguido 73 veces.

Apareció en el banquillo durante el Mundial de Clubes. Viajó con el resto de la expedición mancuniana a Arabia Saudí, pero tuvo que conformarse con ver desde el banquillo cómo sus compañeros se proclamaron campeones del mundo. Luego hubo que esperar dos partidos para que recuperase su olfato anotador. Salió en el tramo final del duelo ante el Burnley en el que fue su regreso a los terrenos de juego superada ya su lesión en el pie. Fue titular frente al Brentford, y aunque no marcó, ofreció su sexta asistencia de la temporada en el tanto con el que Foden cerró el marcador.

El sábado, frente al Everton, parecía esconderse. Entró poco en contacto con el esférico, aunque su impacto terminó siendo decisivo. Sufría el Manchester City, que veía correr el reloj sin encontrar la forma de doblegar a su rival. Hasta que apareció el Haaland de siempre. Hasta que el noruego dijo basta. Apenas tocó la pelota ocho veces en el área rival, apenas disparó cuatro veces a portería. Y de estas cuatro, solo dos fueron entre los tres palos. Suficiente. Con su pierna menos buena sacó un trallazo en medio de un bosque de cuerpos. Fue su primer tanto desde finales de noviembre.

Ampliar
ASH ALLENEFE

Corría el minuto 71 cuando puso a los suyos por delante, y en el 85 sentenció el duelo. Con potencia. Con velocidad. Arrancó en carrera para hacerse con un pase al espacio de De Bruyne, haciendo que la oposición de Branthwaite fuese inútil. El central salió escupido cuando chocó con Haaland. Pickford tampoco pudo hacer nada para evitar un tanto que amplió la ventaja del delantero noruego en la tabla de máximos goleadores. Dos meses sin marcar, pero nadie ha podido alcanzarlo. Es el máximo anotador del curso en la Premier League con 16 goles en 18 partidos. Dos tantos más que Salah, su más inmediato perseguidor.