NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA
Feyenoord FEY
1
Mats Wieffer 76'
Atlético ATM
3
Lutsharel Geertruida 13' (pp),Mario Hermoso 56',Santiago Giménez 80' (pp)
Finalizado

CHAMPIONS (E) | FEYENOORD 1 - ATLÉTICO 3

Harakiri, Hermoso y a octavos

El Atleti certifica su clasificación con una victoria ante el Feyenoord con dosis de suerte (dos autogoles) y una bella vaselina de Hermoso. Griezmann, superlativo.

Actualizado a
Harakiri, Hermoso y a octavos

Como decía Flaubert, lo que da forma al collar no son las perlas sino el hilo que las une y en el Atleti ese hilo es rubio, habla francés y se llama Antoine Griezmann. La verdad, emociona verle jugar. Cómo pide la pelota, cómo la madura, cómo la toca y mejora. Cómo todo pasa por él. En estos momentos no hay nadie en su mesa. En estos momentos es el mejor futbolista del mundo. Y el más determinante también. Aunque no marque, como ayer. Le basta con ser, con estar, y llenarlo todo. El Atleti es equipo de octavos de esta Champions a falta de una jornada. El partido ante la Lazio en Madrid solo servirá para decidir quién será primero de grupo.

Necesitaba el Atleti ganar en Róterdam y ganó. Y eso que el Feyenoord salió como ya se sabía que saldría. Como en Madrid. Enrabietado y atrevido, como una avispa a la que acaban de levantarle la tapa del bote. El aguijón iba en las internadas de Minteh más que en las de un Giménez (Santi) al que otro (Josema) secó en su bañera. Los neerlandeses salían sabiendo que la Lazio había ganado y que o igualaban o se quedaban fuera. De Kuip apretaba de garganta. Llovía, hacía frío. El Atleti tardó en salir de su campo.

Un Atleti con Riquelme (por Lino) y Llorente (por Barrios) dedicado en los primeros minutos a repeler córners y al propio Minteh, que quiso testar a Oblak con un zurdazo. Pero De Paul se pegó a él como un chicle, Riquelme alborotó por su banda y el Atleti asomó por primera vez al partido con una contra en la que Morata lo tenía todo a favor tras un pase de gol sublime de Grizi. Todo menos su cabeza. Que Morata siempre es mejor cuando en el área no piensa. Porque llegó, pensó y con toda la portería ante él estampó la pelota en Bijlow. El Cholo ni tiempo para lamentar tuvo. Dos minutos después, el Atleti le daba la mano a la Lazio en octavos de manera virtual.

Fue un churro, vale. Un gol tonto. En propia y de barriga. Pero después de vivir los últimos octavos de Champions por la tele, el bocata de sardinas sabe a caviar. Witsel saltó a rematar un balón llovido de Llorente pero en realidad no lo hizo. Geertruida hizo como que lo dejaba pasar pero tampoco. Y el Dios del fútbol ayer iba con el Atleti. La pelota pega en la tripa del defensa del Feyenoord y adentro. Witsel lo celebró como suyo. El Atleti era equipo de octavos. Adiós al trauma, los fantasmas y hasta al gol de Provedel. Bye, bye. El Feyenoord rondaba pero el Atleti controlaba mientras Roro sobresalía y Grizi se ataba esta Champions al hilo de su bota. Fue un espectáculo. Cómo se movió. Cómo une todo.

Cuando la segunda parte comenzó, al Feyenoord solo le quedaban 45 minutos de vida en esta Champions. Vida real. Con opciones. Volvió a salir con Slot agitando el tarro de sus futbolistas y un cambio para despertar a su Giménez: Ueda al verde para ejercer de 9 y que el mexicano tuviese más espacios. Griezmann lo recibió con un gong. Un tirazo al palo que recorrió De Kuip como un escalofrío. El Atleti, cómodo, sobrevivía en realidad demasiado cerca de Oblak. El Feyenoord rondaba y rondaba. Witsel, hasta el momento impecable, la pifió en una salida y le regaló la pelota a Giménez (Santi) a dos metros de su portero. Peligro. Psicosis. Nervios. Todo el año pasado de vuelta. Pero el Dios del fútbol seguía esta noche de parte del Atleti. Llegó Giménez (Josema) y salvó. El mexicano ni acertó a rematar.

Hermoso justo después, llevó la tranquilidad al marcador con un gol que, quizá, quiso ser pase pero que salió vaselina al primer toque, bellísima. Había recibido la pelota, por cierto, de un Barrios que acababa de saltar al campo. Picadita. A la espalda de la defensa. Pero, claro, todo era demasiado hermoso para acabar así, que esto es el Atleti y el verbo es sufrir. Controló para que solo pasara el tiempo. Slot, mientras, iba metiendo delanteros, todos los que tenía. Wieffer es centrocampista pero, en el córner que siguió a una parada de Bijlow ante Grizi, no necesitó casi ni saltar ante Oblak. Cuatro minutos después, Santi Giménez hacía su gol..., pero en la portería contraria. 1-3. El Feyenoord se hacía el harakiri con precisión cirujana y el Atleti abrazaba los octavos. El camino de los alemanes (“dale, dale...”) esta vez lo guía el hilo de una bota francesa. Solo hay que seguirlo. Hasta la misma Alemania.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Cambios

Ayase Ueda (45', Igor Paixão), Pablo Barrios (55', Marcos Llorente), Ondrej Lingr (63', Yankuba Minteh), Antoni Milambo (63', Gernot Trauner), Luka Ivanusec (69', Calvin Stengs), Saúl Ñíguez (73', Rodrigo De Paul), Memphis Depay (73', Álvaro Morata), Leo Sauer (77', Quinten Timber), Ángel Correa (83', Koke)

Goles

0-1, 13': Lutsharel Geertruida, 0-2, 56': Mario Hermoso, 1-2, 76': Mats Wieffer, 1-3, 80': Santiago Giménez

Clasificación
Grupo E PT PJ PG PE PP
1 11 5 3 2 0
2 10 5 3 1 1
3 6 5 2 0 3
4 1 5 0 1 4
Grupo E PT PJ PG PE PP
1 11 5 3 2 0
2 10 5 3 1 1
3 6 5 2 0 3
4 1 5 0 1 4
Normas