NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

INGLATERRA

Aubameyang despega

El flamante fichaje del Chelsea ha marcado en sus últimos tres partidos. Deshizo a la defensa del Milán.

Actualizado a

Pierre-Emerick Aubameyang (33 años) ha hecho de la Champions League su territorio. Llegó al Chelsea el 1 de septiembre, el último día de mercado, y la lesión en la mandíbula sufrida durante el atraco que vivió en su casa de Barcelona justo antes de que se fraguase su marcha, le impidió destacar con Thomas Tuchel.

Pero precisamente cuando se marchó el técnico alemán, el valedor de su fichaje, a Aubameyang le empezaron a salir las cosas bien. Graham Potter le ha dado un voto de confianza, y con la lesión ya olvidada, el exdelantero del FC Barcelona ha empezado a volar, literalmente. Porque ha marcado en los últimos tres partidos que ha jugado y lo ha celebrado con saltos mortales hacia delante.

El primer estadio que sufrió sus ‘vuelos sin motor’ fue Selhurst Park, el hogar del Crystal Palace, que puso muy cara la victoria del Chelsea (1-2) con un gol tempranero de Édouard. Pero allí estaba Aubameyang y le costó poco más de media hora encaminar la remontada con un gol de 9, a la media vuelta, y colando el balón con destreza en la cepa del poste derecho de Guaita.

Y aunque Gallagher fue el que culminó la remontada y se llevó las portadas y los titulares en Inglaterra, Aubameyang dejó buenas señales. Por eso Potter apostó por él en su ‘cita doble’ con el AC Milán, y el resultado no pudo ser mejor: 3-0 en el Stamford Bridge y 0-2 en San Siro, con un gol del delantero en cada partido.

Por delante de Havertz

Nadie discute que Kai Havertz sea una de las piedras angulares del Chelsea, y pese a que disfruta de un notable momento de forma, Aubameyang ha partido de titular en cinco de seis partidos posibles, con tres goles marcados en total. A veces jugando con Havertz de acompañante y otras sin él, el nuevo 9 de los blues ha demostrado ser un valor diferencial. Y su último gol en San Siro es otra buena señal.

Un balón de Mount cayó a muchos metros de la frontal, Aubameyang se activó, retrocedió y lo recogió, oteó el horizonte, soltó para Kovacic, y se fue como una exhalación al área milanesa. Sterling, también dentro del rectángulo, no llegó al balón filtrado pero Aubameyang solo pensaba en la portería, aceleró y remató de primeras por abajo para vencer a Tatarusanu y hacer el 0-2 en San Siro.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?