ALMERÍA

Pozo se gana volver a Primera

El jugador del Almería es el lateral derecho con más impacto de Segunda en el aspecto ofensivo según la inteligencia artificial. Cedido por el Sevilla, pasará a ser propiedad rojiblanca al ascender.

Almería
0
Pozo, en un partido con el Almería.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

Si el fútbol fuese un tablero de ajedrez, Álex Pozo sería la dama, capaz de hacer los movimientos de la torre, pero también del alfil, empezar como lateral derecho y acabar como extremo percutiendo cual cuchillo en mantequilla, como si hubiese entrado desde el banquillo de revulsivo. Cedido por el Sevilla, pasará a ser propiedad del Almería al ascender. No en vano, en una temporada sobresaliente del cuadro rojiblanco, el futbolista nacido en la localidad sevillana de Huévar del Aljarafe es el segundo jugador más en forma de la plantilla almeriense para la inteligencia artificial, sólo por detrás de Fernando. Los datos analizados por Olocip, compañía internacional pionera en el desarrollo e implementación de la inteligencia artificial, indican que, con un valor de 7'13, es el tercer jugador con más impacto este curso para el equipo de Rubi, sólo por detrás de Sadiq (12'27) y Fernando (9'16). Esto significa que ha contribuido a producir siete goles más de los esperados.

El sistema, que analiza no sólo cantidad, sino también calidad, muestra que es el lateral derecho con más impacto de toda la competición en el aspecto ofensivo, por delante de Álex Sola, de la Real Sociedad B, de Álvaro Tejero, del Eibar, y de Luis Pérez, del Valladolid, a pesar de que el futbolista del Almería no sea lateral derecho puro. Los datos estudiados por Olocip señalan que en el aspecto global (no sólo ofensivo) Pozo es el cuarto con mejor rendimiento en esa posición. Con un valor acumulado con sus acciones totales de 7'13, sólo le supera Mellot, del Tenerife (8'32), el propio Álvaro Tejero (7'89) y Arnau Martínez, del Girona (7'4).

El sevillano es el jugador de campo que más ha jugado del plantel almeriense (2.918 minutos ligueros), pudiendo superar este viernes en Anoeta la barrera de los 3.000, algo que no ha logrado en toda su carrera, prueba del protagonismo que está teniendo en el presente curso. En valor está generando 0'22 goles por partido, lo que quiere decir que, con sus acciones totales (ofensivas, defensivas y de construcción de juego), contribuye a que el equipo rojiblanco genere una diferencia (marcar/evitar) de un gol cada 409 minutos. Ha casi duplicado el valor que tuvo el ejercicio pasado en el Eibar (0,12) y está cerca de su mejor temporada, la del Granada (0,23). El aspecto ofensivo suma todas las variables ofensivas, entre las que se incluyen tiros o duelos, entre otras. La construcción del juego incluye pases exitosos, pases fallidos, asistencias, conducciones y un largo etcétera. El total, por su parte, recoge todas las acciones del futbolista.