NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

LIVERPOOL

Luis Díaz, la furia de Klopp

El delantero colombiano ha caído de pie en el Liverpool. Su conexión con el entrenador alemán le ha convertido rápidamente en titular indiscutible.

Actualizado a
Liverpool's Colombian midfielder Luis Diaz celebrates after scoring his team's third goal during the UEFA Champions League quarter final first leg football match between SL Benfica and Liverpool FC at the Luz stadium in Lisbon on April 5, 2022.
PATRICIA DE MELO MOREIRAAFP

Luis Díaz (25 años) llegó al centro de entrenamientos del Liverpool en invierno sin saber prácticamente inglés. Cuando vio a Jürgen Klopp, el que iba a ser su nuevo entrenador, intentó explicarse en el nuevo idioma, pero encontró muchas dificultades. Klopp no le dio mucha importancia y le animó a incorporarse al grupo rápidamente.

Desde el primer contacto, el técnico alemán supo lo que Díaz necesitaba para integrarse en el equipo, y lo consiguió de manera prácticamente instantánea. Por eso el colombiano pasó a ser uno de los tres hombres de arriba del Liverpool junto a Mané y Salah. Una posición tan cotizada en el Liverpool que ha dejado en el banquillo a Firmino y Jota.

Estos dos últimos fueron delanteros indiscutibles para Klopp en su momento, pero ahora se han quedado relegados a un segundo plano con el empuje de Díaz. El recién llegado ha sido titular en todos los partidos de la Premier, a excepción de los dos previos a encuentros de Champions. Una competición que le sienta muy bien, como demostró ayer ante el Benfica. Para muchos, es un jugador del estilo de Neymar. Tiene desequilibrio, regate y es muy vertical.

"Luis estaba jugando un derbi", explicó con humor el entrenador de Liverpool, que el pasado invierno fichó al delantero del Oporto, el máximo rival de los lisboetas. A pesar del recibimiento del público de Da Luz, el colombiano jugó sin ataduras y abrió una brecha en la defensa del Benfica, incapaz de contener la hemorragia.

Alexander-Arnold fue el primero en ver el espacio, a la media hora de encuentro, y trazó un centro perfecto en diagonal hasta la cabeza de Díaz. El delantero red no contemporizó y cedió rápidamente a Mané para que el senegalés hiciera el 0-2 y dejara encaminada la eliminatoria.

Más tarde, el Benfica anotaría el 1-2 y se acercaría al empate, lo que enfureció a Klopp, que dio un golpe sobre la mesa y sentó a Thiago, Salah y Mané. Díaz siguió en el campo, igual de furioso que su entrenador, y en los últimos minutos recortó al portero del Benfica, Vlachodimos, y marcó el 1-3, que de nuevo, acercaba el pase a semifinales del Liverpool... que ya tiene un nuevo ídolo.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?