NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

EL CLÁSICO | BARCELONA-REAL MADRID

¿Por qué el Clásico entre Real Madrid y Barcelona es siempre en las mismas fechas?

El calendario de las últimas cuatro temporadas ha situado el partido de mayor repercusión de LaLiga Santander en marzo o a principios de abril.

Actualizado a
Vinicius encara a Serginho Dest tras irse de Busquets en el Clásico Barcelona-Real Madrid de la primera vuelta de LaLiga Santander.
JESUS ALVAREZ ORIHUELADIARIO AS

El Clásico hace honor a su nombre también en el calendario. En las últimas temporadas, el choque liguero de vuelta entre Real Madrid y Barcelona se ha asentado en el calendario entre los meses de marzo y abril. Esta será la cuarta temporada consecutiva que se dispute entre la jornada 26ª y 30ª. Lo mismo sucede con el de la primera vuelta, que, se ha asentado en el calendario a finales de marzo, entre la tercera y la cuarta jornada de la fase de grupos de la Champions.

El sorteo del calendario ya venía condicionado desde hace muchos años por diversos factores que se fueron introduciendo. Entre ellos, evitar que los enfrentamientos entre Madrid y Barça se celebraran muy pronto o muy tarde, para que los jugadores ya llegaran con ritmo de competición al de la primera vuelta y el de la segunda vuelta no se celebrara con la Liga ya decidida (como sucedió con el Clásico del pasillo en 2008). También que un Clásico no caiga en fechas poco convenientes (puentes, fechas entre semana... que puedan mermar la asistencia al estadio o las audiencias televisivas (como el de 2003, que cayó en Sábado Santo o el mismo del pasillo, que fue un miércoles). Pero se seguía manteniendo el sistema tradicional para hacer el calendario: se sorteaba la primera jornada y con el orden de los equipos se generaban el resto de jornadas de la primera vuelta y su contrapartida en la segunda. En este artículo de Juan del Olmo en la revista Cuadernos de fútbol de CIHEFE se explica de forma bastante gráfica cómo funcionaba. De hecho, el procedimiento por el que se realizaba el sorteo hacía que las fechas de los Clásicos quedaran determinadas de antemano.

La implantación del calendario asimétrico que pone fecha al Clásico

Desde la temporada 2018-2019 la confección del calendario emprendió una revolución. Esa campaña, por primera vez, el orden de las jornadas de la primera vuelta no coincidió con el de la segunda, el llamado calendario asimétrico. El año siguiente sufrió una nueva vuelta de tuerca: ninguna jornada de la primera vuelta tenía reflejo en la segunda. Un calendario asimétrico y libre. El sorteo se limita a elegir un calendario entre 100.000 generados previamente y que cumplen con los condicionantes introducidos.

Este tipo de calendarios permite evitar que la fecha de un partido en la primera vuelta vaya vinculado a la de la segunda y hace que se puedan distribuir los grandes partidos a lo largo del calendario sin que se concentren en pocas fechas, para evitar largos períodos sin grandes partidos y también por razones de optimizar las ofertas de las televisiones que retransmiten LaLiga en España y el resto del mundo. También posibilita que los equipos puedan, por ejemplo, solicitar empezar la Liga jugando tres partidos fueras para avanzar en las obras en sus estadios, como hizo el Madrid este año. Por ejemplo, en las jornadas que se celebran entre dos semanas seguidas con competiciones europeas no pueden quedar emparejados equipos que estén en Europa para evitar que se cruce un equipo de Champions que deba jugar en sábado con otro de Europa League que solo pueda jugar el domingo.

El Clásico, el derbi y los Atleti-Barça en el calendario

Por ello, en los últimos cuatro años el Clásico y otros duelos estelares tienen 'reservados' tramos específicos del calendario. El Clásico de la primera vuelta se ha programado entre los parones de selecciones de octubre y noviembre. Entre el de septiembre y el de octubre se ubica el derbi madrileño o uno de los partidos entre Atlético y Barcelona (con la salvedad de la pasada temporada, por el tardío inicio del campeonato) y el otro encuentro de estos se coloca después de las fechas FIFA de noviembre y antes del parón navideño. Esta temporada el Atlético-Barcelona se jugó el 2 de octubre (jornada 8) y el primer derbi fue el 12 de diciembre en el Bernabéu (jornada 17).

Algo similar ocurre con los partidos en la segunda vuelta. Uno de los grandes partidos se acopla antes de que se reanude la Champions (salvo la campaña pasada, por el ajuste del calendario), otro antes del parón de selecciones de marzo (suele ser el Clásico) y el último después de este. Así, el Barcelona-Atlético se jugó el 6 de febrero (jornada 23), el Clásico del Bernabéu este domingo 20 de marzo (jornada 29) y el derbi del Wanda el 8 de mayo (jornada 35). Seis jornadas y un mes y medio entre partido y partido.

Y como no hay excepción que no confirme la regla, la campaña que viene la disrupción provocada por la disputa del Mundial de Qatar en plena temporada, del 21 de noviembre al 18 de diciembre de 2022, y las condiciones del nuevo contrato televisivo obligarán a replantear esta distribución del calendario. A falta de confirmación, la Liga comenzará el 12 de agosto y parará el 13 de noviembre. Como mucho, exprimiendo el calendario lo máximo posible, se jugarán 16 jornadas antes de la cita mundialista.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?