NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

RAYO VALLECANO - ATLÉTICO

Cuando Correa estuvo cerca de convertirse en jugador del Rayo

El Atleti barajó la posibilidad de cederle en el mercado invernal de 2015. Era extracomunitario y no tenía ficha. Al final, se fogueó con su selección. El delantero ya le ha hecho 4 goles a la Franja.

Actualizado a
Correa controla un balón ante la presión de Óscar y Fran.
PIERRE-PHILIPPE MARCOUAFP

Ángel Correa se ha convertido en uno de los buques insignia de este Atlético. No sólo atesora calidad, también tiene gol. El argentino es el máximo realizador del equipo con once dianas y, además, su máximo asistente, después de haber servido otras cinco. Nadie aporta más a la faceta ofensiva de los colchoneros que él, aunque hubo un momento en el que, quien ahora es emblema rojiblanco, estuvo a punto de salir cedido. ¿Cuándo? Nada más llegar. ¿Dónde? A Vallecas.

La primera vez que se trató esa posibilidad fue en el mercado estival de la 2014-15, pero no sería hasta la ventana invernal cuando la idea cogiese fuerza. El joven delantero, que entonces tenía 19 años, había llegado ya recuperado de una afección cardíaca —descubierta en el reconocimiento médico— de la que tuvo que ser intervenido. Correa comenzó a ejercitarse con sus compañeros a finales de noviembre y se plantó en diciembre sin ficha, puesto que el Atlético tenía cubierto su cupo de jugadores extracomunitarios (Miranda, Raúl Jiménez y Giménez).

La buena relación entre ambos clubes facilitaba la operación. La cesión al Rayo parecía una buena manera de que el prometedor jugador se rodara en Primera y más a las órdenes de Paco Jémez, que ya había conseguido sacar la mejor versión de Saúl Ñíguez el año anterior. Todo eso sin que el futbolista tuviera que cambiar su lugar de residencia. Esta cercanía también permitiría a la secretaría técnica rojiblanca estar pendiente de sus evoluciones en todo momento.

Sin embargo, aquella idea se disipó. Correa no fue inscrito con los colchoneros esa campaña, pero se fogueó con su selección. Ese mes de enero de 2015, Grondona le convocó con Argentina Sub-20 para disputar el Sudamericano y el capitán se coronó como el mejor jugador del torneo, después de que un gol suyo les diera la victoria y el título ante Uruguay. Volvió a irse con Argentina al Mundial Sub-20 en mayo, aunque esta vez no corrió la misma suerte. Mientras, aquel Rayo, que terminó la temporada undécimo, incorporó a Miku en febrero, completando una nómina de atacantes entre los que figuraban Bueno, Baptistao y Manucho.

Ahora Correa es uno de los pilares de este Atlético y, a pesar de arrastrar "una contusión severa en el pie" desde el Villamarín, ha estado presente en las citas contra el Cádiz y el Manchester United. Es más, no se ha perdido ningún encuentro por lesión en seis años. Por lo que los vallecanos se reencontrarán con su bestia negra de la primera vuelta, donde anotó el doblete que les tumbó en el Metropolitano. Y esa no era la primera vez que el argentino les marcaba, ya les hizo un gol en Liga y otro en Copa durante la 2015-16.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?