NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

INGLATERRA

La última gesta de Roberto Carlos en Inglaterra

AS presencia el último partido disputado por el legendario futbolista brasileño, que atendió personalmente a este periódico en Shrewsbury. "Estuve cerca de fichar por un equipo inglés en 2007", ha reconocido.

Actualizado a
La última gesta de Roberto Carlos en Inglaterra

En el césped embarrado de Shrewbury, Roberto Carlos volvió a los orígenes. Nunca mejor dicho, porque la ciudad situada en el condado de Shropshire fue donde nació en 1809, Charles Darwin, uno de sus personajes más ilustres. Un honor que el autor de "El origen de las especies" compartirá a partir de ahora con el mejor lateral izquierdo de todos los tiempos.

Roberto Carlos tiene 48 años y ocupa un cargo como embajador del Real Madrid, pero en 2007 estuvo cerca de firmar por un equipo inglés, como explicó durante el evento a AS: "Pude fichar por el Aston Villa y el Chelsea, pero al final no se dio por asuntos del contrato...".

El viaje a Inglaterra del brasileño fue una auténtica misión diplomática y sólo se puede explicar como una de esas anécdotas que engrandecen al deporte. Al menos, así lo consideran los muchachos del Bull in the Barne, un pub con equipo de fútbol que entró en un sorteo organizado por Ebay para jugar con una leyenda.

Ampliar

Semanas después de ganar el premio, Roberto Carlos se puso la camiseta de color vinotinto. Un hito en el que estuvieron presentes más de un centenar de espectadores, una decena de medios de comunicación británicos, el "town crier" de Shrewsbury (pregonero del pueblo) y el diario AS, que fue el único medio extranjero acreditado. La expectación levantada por el exfutbolista brasileño fue tan grande que la organización se vio obligada a instalar en la previa una grada portátil y el colegio Hanwood Primary School dio una hora libre a todos sus alumnos, que esperaron con pancartas al protagonista.

Roberto Carlos no defraudó. "Fue muy divertido. Para mi es recordar 1993, cuando estaba empezando. He jugado en Maracaná, el Bernabéu... pero esto merece la pena", explicó a AS. Aunque partió desde el banquillo, el madridista aprovechó el calentamiento para lanzar dos faltas y ganarse a la afición inglesa, que estuvo entregada desde el principio, y que se enfervorizó cuando le vio entrar desde el banquillo en el minuto 20. Para entonces, los Harlescott Rangers, vecinos y rivales del Bull in the Barne, ya vencían por 0-2. Pero la entrada del brasileño, que salió con el número 3 en el dorsal y jugó de mediocampista, levantó al equipo.

Nada más saltar al campo, el protagonista del día lanzó una rabona. Acto seguido, un caño. Sin correr, paseándose, Roberto Carlos marcó la diferencia. "No necesitaba correr, es demasiado bueno para eso", comentaba impresionado Sebastian, uno de sus compañeros durante el juego. El exjugador del Real Madrid se divirtió lanzando pases a la espalda de sus rivales, que corrían desesperados, pero que lograron aguantar el 0-2.

En la segunda mitad, con Roberto de nuevo en el banquillo, los Harlescott Rangers ampliaron el resultado hasta llegar al 1-4, pero el equipo de Shrewbury no se iba a dar tan fácilmente por vencido y recortó diferencias hasta llegar al 2-4, a falta de pocos minutos para el final. Con todo por decidir, Roberto Carlos volvió a salir a escena. El árbitro había pitado penalti a favor del Bull in the Barne y el brasileño fue el encargado de tirarlo: raso y fuerte a la cepa del poste. Un golazo que no evitó la derrota de los locales, pero que fue igualmente festejado. En plena celebración, Roberto Carlos bromeó: "¡Ahora vamos todos al pub!".

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?