ATHLETIC

Marcelino: "¿La Selección? Sería el mayor orgullo que podría alcanzar como entrenador"

El técnico del Athletic habló en 'El Larguero' y sigue dando largas sobre la renovación en Bilbao. Las cosas le marchan de cine. No ficharía a Haaland porque significaría romper la filosofía rojiblanca.

0
Marcelino: "¿La Selección? Sería el mayor orgullo que podría alcanzar como entrenador"

Marcelino es muy esquivo cuando se le cuestiona por su futuro. Aunque le llegan los ecos de que el presidente Elizegi se plantea proponerle la renovación, pese a que este acaba mandato en el Athletic y no se va a presentar a la reelección. Hoy ha estado en 'El Larguero' de la Cadena SER exponiendo cuáles son sus pensamientos a corto plazo. “No sé lo que voy a hacer, cuando eres entrenador y llegas a la élite, una vez que pasa eso, quieres crecer. Tuve la suerte de dirigir muy buenos equipos y ahora estoy en un gran club. Me planteo mi profesión como algo pasional y vivo el día a día. Toda la atención la pongo en preparar el partido bonito que vamos a vivir contra el Madrid (el jueves 3 de febrero en Copa)”. Tras exponer con lógica que hay cuatro opciones en la futura negociación (que una de las partes quiera y la otra no, que las dos lo deseen o ninguna), destaca que “más adelante, se presentará el momento más adecuado para todas las partes”.

El entrenador asturiano insistió en que firmó por el Athletic “aunque no estaba en nuestra mente”, pero “así surgió y la experiencia es muy buena”. “Sabíamos que es un proyecto diferente de los últimos en los que habíamos trabajado, pero también nos llenaba de ilusión. Sabíamos que hay que contar con gente joven, crecí en una cantera, Mareo, que era similar a la del Athletic. Estamos disfrutando de este proyecto. Lo más inteligente para todos es centrarnos en optimizar el rendimiento de cada uno de los jugadores. Estos jóvenes van a ser el futuro del Athletic”. Y saca pecho tras algunos reproches del pasado reciente: “Hace un mes se podía dudar de Marcelino, ahora como los resultados son mejores, todo es fabuloso, cuando el trabajo es el mismo”.

Se le ha cuestionado si el presidente se ha dirigido a él para decirle que esté tranquilo con todo esto. “No tiene por qué decirme ‘tranquilo’, porque no estoy nervioso. Actúo con absoluta normalidad, sé dónde está mi prioridad: en el trabajo”. García Toral insiste en que la destitución en Valencia “fue un golpe duro porque veníamos de una muy buena trayectoria y aquel equipo pensábamos que tenía un futuro increíble”. Eso le movió a tomarse un tiempo de descanso. Tuvo oportunidades para entrenar en el extranjero y salió la opción del Celta. A todo dijo que no, hasta que el Athletic tocó la puerta. Eso sí, antes de colgar la pizarra, quiere tener esa experiencia en el extranjero. Y sobre todo, La Roja es un gran reto futuro: “Sería el mayor orgullo que podría alcanzar como entrenador, pero ahora hay un seleccionador extraordinario que está haciendo muy bien las cosas. Hay muchos entrenadores buenos capacitados para esa labor. El futuro es esperanzador con el gran entrenador que hay ahora mismo”.

Sus flores hacia Bilbao son abundantes: “Es un sitio fantástico, con un extraordinario club y afición, una ciudad maravillosa. Desde que llegué, me trataron fenomenal, con una directiva que apostó por nosotros, un director deportivo (Alkorta) transparente que nos apoya al máximo y una plantilla maravillosa de la que estamos orgullosos y agradecidos. Vivo en un entorno fenomenal, me gusta la gente, es noble, te apoya, te ayuda, es servicial...”. Se le cuestionó, casi a modo de anécdota, si ficharía a Haaland si el noruego aceptara vestir la camiseta del Athletic y residir cerca del Guggenheim. “¡Vendría de vacaciones! (risas) No ficharía a Haaland… tantos años de historia con esta filosofía… en ningún caso me parece que se va ya a modificar esa grandeza que tiene el club y de la que se siente orgullosa afición del Athletic”.

En ese sentido, está encantado con la unidad que se percibe en un vestuario con chavales que llevan juntos desde la infancia en muchos casos “Aquí lo que tienes que intentar es tomar decisiones que no permitan descohesionar, en otros sitios apadrinas medidas para buscar la cohesión, con jugadores de diferentes culturas. Aquí es la cuadrilla, chicos que trabajan, se esfuerzan y facilitan las cosas. Tienes que ser sigiloso en tomar las decisiones correctas, tomarlas para que eso perdure”. Lo único que pide es “empatar menos y ganar más”. Por último, concluye que disfruta con el “ahora” sin pensar en más allá y sueña con repetir ante el Madrid en Copa la gran noche de octavos ante el Barcelona.