REAL ZARAGOZA

El zaragocismo clama contra los rectores del club

Bajo el lema 'Zaragoza merece más', la afición se ha manifestado en la explanada que da acceso al palco de La Romareda antes del comienzo del partido contra el Valladolid.

Zaragoza
0
El zaragocismo, bajo el lema 'Zaragoza merece más', se ha manifestado antes del partido contra el Valladolid.
ALFONSO REYES

El zaragocismo, harto, hastiado y escéptico como nunca, ha clamado esta tarde contra los rectores del club tanto fuera como dentro de La Romareda. Cuarenta y cinco minutos antes del comienzo del partido contra el Valladolid, los aficionados se han dado cita en la explanada que da acceso al palco para manifestarse bajo el lema 'Zaragoza merece más'.

Muchos aficionados no han accedido al estadio hasta el minuto 10 en señal de protesta contra la gestión de los rectores del club.

Tras un primer cántico en el que el zaragocismo ha dejado claro su postura -'Zaragoza sí, directiva no'-, los aficionados se han situado a las puertas del palco, haciendo referencia también con sus cánticos al director general Luis Carlos Cuartero, el presidente Christian Lapetra o el consejero Juan Forcén.

El vicepresidente Fernando Sáinz de Varanda ha presidido el encuentro ante la ausencia de Christian Lapetra.

Todas esas protestas han continuado en el interior de La Romareda, aunque muchos aficionados, tal y como estaba previsto, no han accedido al estadio hasta que se llevaban disputados diez minutos de partido. Una entrada en masa bajo cánticos que han podido observar en primera persona desde el palco el vicepresidente Fernando Sáinz de Varanda, que ha presidido el encuentro ante la ausencia de Lapetra, el consejero Juan Uguet y el director deportivo Miguel Torrecilla.

La Romareda le ha dedicado una gran pañolada al palco en el minuto 32.

Aunque el momento cumbre de las protestas, al menos en el interior de La Romareda, ha llegado en el minuto 32. La Federación de Peñas había repartido 8.000 pañuelos negros y todo el estadio le ha dedicado una pañolada tremenda al palco, dejando claro su enfado con los rectores del Real Zaragoza.