Mallorca MLL
2
Take Kubo 31',Abdón Prats 59'
Espanyol ESP
1
Adrià Pedrosa 96',Javi Puado 61'
Finalizado

MALLORCA 2 - ESPANYOL 1

El Mallorca se gana los cuartos en su 'clásico' ante el Espanyol

Kubo abrió el marcador con un golazo, parecía sentenciar Prats pero entre Puado y el VAR aseguraron la emoción hasta el final en los octavos de la Copa del Rey.

0

No se trata de un derbi, ni un 'clásico, pero algo eléctrico ha surgido irremediablmente entre Mallorca y Espanyol. De la lucha por el ascenso del año pasado, con los pericos campeones de Segunda en el último suspiro, se tomaron la revancha los bermellones esta vez, en Son Moix, con el pase a los cuartos de la Copa del Rey. Con golazos, polémicas, piques, suspense... Mallorca-Espanyol como sinómino de alta tensión.

Abría la jornada un partido situado en un horario más de siesta que de copas. Y en esas andaban bermellones y pericos cuando irrumpió Kubo para asestar su chut de falta y su chute de cafeína a la eliminatoria, sobre la barrera y por toda la escuadra. Para apear telarañas y bostezos. Para desequilibrar la igualdad de dos equipos que buscaban por las bandas lo que eran incapaces de encontrar por dentro. Con Jaume Costa y Óscar Gil como novedad en los laterales diestros. Con el retorno de Diego López y Darder en un once perico de gala. Con la continuidad en la portería local de Leo Román, quien se las tuvo de entrada con las llegadas de Aleix Vidal y Pedrosa, pero poco más en el primer tiempo, por mucho que lo intentara Puado.

Entró en la reanudación Melendo, inédito en los tres anteriores partidos, y al minuto protagonizaba un robo y una conducción vertiginosa que culminaban con una clara ocasión de Raúl de Tomás. Un mero chispazo comparado con los cortocircuitos que seguía provocando el Mallorca con su presión. Ni siquiera aprovechaba Keidi Bare un resbalón de Salva Sevilla en la salida de balón, que le brindaba una oportunidad de oro. Se la devolvió segundos después Amath, fallando ante Diego López. El que no marró, sino que acertó y mucho, fue Abdón Prats a la hora de juego, al cabecear impecable a gol a la salida de un córner.

Era el 2-0 y parecía todo decidido. Nada más lejos de la realidad. Tardaría un par de minutos en producirse la jugada más larga del partido. En realidad, había sido brevísima: falta a favor del Espanyol, balón colgado a Puado y gol. Pero Jaime Latre, que decretó fuera de juego, y el VAR, que tardó cinco minutos en negárselo –en si se había botado la falta antes del pitido arbitral no puede entrar el videoarbitraje–, pusieron todo el suspense y la tensión del mundo a la eliminatoria.

Se mantuvo esa emoción en el tramo final, en que la medular desapareció definitivamente para convertirse en un partido de ida y vuelta, en el que el recién ingresado Kang-In Lee tuvo más cerca el 3-1 que los pericos la posibilidad real de forzar la prórroga, más allá del intento final de Wu Lei. Pasó el Mallorca y se firmó un nuevo capítulo en la leyenda de estos enfrentamientos –en todas las acepciones posibles de la palabra– entre bermellones y pericos.


Luis García Plaza: "Me toca pagar una barbacoa"

La afición: "Estoy muy contento y ha habido algo que me ha encantado y que ha sido la afición, han estado increíbles, es lo que necesitábamos ahora, necesitamos sentir ese cariño, ese apoyo de la gente, el aliento a los jugadores que venían de un resultado malo y creo que parte importante de la victoria ha sido la afición".

Reflexión: "Llevo dos temporadas diciendo que en la Copa hay que intentar llegar hasta donde se pueda y que el día que nos eliminen, pues nos eliminan y no hay más, pero hemos hecho los deberes pasando con sufrimiento".

Promesa: "Me toca pagar una barbacoa a los jugadores cuando se puede por temas de Covid porque les prometí que si marcábamos un gol de falta directa y ganábamos me tocaba aflojar, y ya ha venido Take Kubo a recordármelo".