BARCELONA

El Barça se agarra al futuro

Gavi (17), Pedri (19), Ansu (19), Nico (20) y Araújo (22), más Ferran (21) son la esperanza de un equipo en el que, más allá de veteranos como Piqué, Busquets y Alba, fracasan Ter Stegen, Frenkie De Jong o Dembélé.

Barcelona
0
Xavi da indicaciones a Gavi durante un momento del partido ante el Real Madrid.
AHMED YOSRI REUTERS

El Barça perdió en Arabia contra el Madrid, pero se agarra al futuro. Que obviamente, lo tiene. Sólo hay que ver moverse al palaciego Gavi, con 17 años, para reconocer a un futbolista de todo espacio, todo tiempo, y carácter, al que Xavi manejó con tacto en el partido de Riad para no repetir errores como el de Granada, donde fue expulsado. O a Pedri, reaparecido después de sus excesos de la temporada pasada, más de 70 partidos. Al canario le costó arrancar, pero demostró que no ha olvidado su sabiduría, la que quiere aprender Nico, que con 20 años está a punto de comerse también a Frenkie de Jong, poco solvente en un día en el que debían aparecer los grandes y sólo estuvieron los jóvenes, se podría añadir a Araújo (22), un portento defensivo, imprescindible, y Ferran, recién llegado y sin el protagonismo que se esperaba en un día señalado, pero con ciertas certezas que deben ir confirmándose y de las que no se dudan por su pasado reciente en el City y la Selección de Luis Enrique.

Resultó sorprendente que fueran los jóvenes los que pusieran sabiduría en el Clásico de este miércoles. El Barça se agarra al futuro porque los que se equivocan son otros. Busquets le regaló a Benzema la jugada del 0-1; Ter Stegen hizo un despeje algo fotográfico continuado con un desvío débil al centro en el 1-2; y Dembélé perdió un balón lamentable en la acción del 2-3 sin que Busquets ni Alba tuvieran piernas para recuperar. Ni siquiera para hacer falta.

El Barça se agarra el futuro. Sobre Gavi, Araújo, Ferran, Pedri, Nico o Ansu hay pocas dudas, más allá de los errores propios de juventud, que incluso ha sufrido el entrenador, Xavi, como rookie. El Barça quiere jóvenes. Falta saber si, en la medida que es valiente con los que llegan ya para quedarse, es honesto para admitir la decadencia de sus vacas sagradas, que lo dan todo pero a los que ya no alcanza (Piqué, Alba, Busquets), y la falta de jerarquía de quienes debían ser sus nuevos grandes (Ter Stegen, De Jong, Dembélé...).