SUPERCOPA | ATLÉTICO DE MADRID - ATHLETIC

Iago Herrerín, embajador de ambos equipos en Arabia

El actual portero del Al-Raed militó los equipos que se enfrentan hoy. "Soy del Athletic desde el día que nací, no tengo duda de con quién voy".

0
Herrerín, con la camiseta del Al-Raed saudí esta temporada.

Herrerín es uno de los futbolistas más buscados estos días por Arabia Saudí. El meta bilbaíno pasó por el Atlético B (llegó a ir convocado con el primer equipo) y el Athletic, así que verá cómo se enfrentan en la semifinal de hoy dos clubes a los que ama, y encima en el país en el que reside actualmente, defendiendo los colores del Al-Raed, por el que fichó en agosto. Como león ganó las Supercopas de 2015 y 2021.

Pero, por desgracia, no podrá asistir al choque, ya que no se encuentra en el país saudí. Cayó lesionado en una salida y se dañó un gemelo. Se ha vuelto a Euskadi para la recuperación y lleva 20 días entre nosotros, acelerando el regreso con inyecciones de plasma en la clínica del prestigioso doctor Mikel Sánchez. Tiempo atrás estuvo diez días en su casa y pudo visitar a sus excompañeros en Lezama. "Me dejó ir el míster y estuve encantado un par de horas".

"Nunca es buen momento para lesionarse y menos ahora, me tocará apoyar desde casa", se resigna en una entrevista con Radio Euskadi. La semifinal se juega a dos horas de su casa en Arabia. No arroja dudas sobre con quién va el jueves: "Soy del Athletic desde el día que nací hasta el que me muera. Conservo amigos y antiguos compañeros en el Atlético, pero no tengo la mínima duda de con quién voy". Apenas habrá aficionados desplazados desde Bilbao y Iago cree que la gente no se va a decantar por ninguno de los contendientes. "El Atlético es más reconocido en la actualidad, pero los espectadores van a ir a ver el espectáculo y disfrutar". La capital Riad es más severa y tradicionalista en cuanto a costumbres que otras ciudades del país asiático. El exleón desvela que todos los campos en Arabia Saudí están muy bien cuidados, "se dejan dinero en el césped y si algo falla, lo hacen nuevo". El estadio Rey Fahd es grande, allí actúan el Al-Hilal (campeón de la Champions asiática) y Al Shabab, los representantes de la capital. Los partidos allí se viven intensamente, "están los 90 minutos animando y cantando, no les entiendo mucho, andan con los tambores".

Herrerín decidió romper con todo y emprender esta aventura tan exótica, aunque tuvo propuestas de Portugal e Italia. "Por la pandemia y tras un año sin jugar, era complicado plantearse el futuro. Me apetecía vivir otra cultura. No me arrepiento del paso", resume Herrerín. En Arabia ha coincidido con Machín como entrenador. "Me dijo que necesitaba un portero de una categoría superior".

El Al-Raed es sexto en la liga, con 24 puntos, a cinco del tercero, que ocupa plaza internacional. Hay tres clubes muy superiores por plantilla y salarios. "Lo importante es el ataque. Se trata de ganar o perder, el empate no les vale", prosigue el guardameta. Eso sí, Machín ha implantado cierto rigor defensivo. Una de las grandes virtudes de Iago es el juego con el pie. "Los delanteros no te aprietan, te dejan controlar, sorprende que un portero inicie las jugadas". Su llegada al país asiático fue perfecta, "cuando te ven que eres abierto y con ganas de integrarte, te acogen mejor, los compañeros árabes me han llevado a su casa y si necesito algo, están pendientes. Se me ha hecho fácil la adaptación".