MALLORCA

Mallorca y PAOK hacen oficial la cesión de Joan Sastre hasta final de temporada

El lateral derecho mallorquín se va con una opción de compra obligatoria si juega más de la mitad de los partidos con el conjunto heleno.

0
joan sastre mallorca paok
@Joan2Sastre

El lateral derecho mallorquín, Joan Sastre, jugará hasta final de temporada en el PAOK Salónica con una opción de compra obligatoria para los griegos en caso que el de Porreres juegue más del 50% de lo que queda de temporada en la competición helena.

Sastre se convierte así en la tercera salida del club balear en el presente mercado invernal tras las de Lago Junior al Huesca y Aleix Febas al Málaga. Esta operación obliga al Mallorca a buscar un lateral derecho pues solo queda Maffeo en plantilla como jugador específico para esa posición. La búsqueda ahora de un lateral derecho se une a las necesidades que el equipo de Luis García tiene en la portería, en el centro del campo y en la punta de ataque.

Sastre será el segundo futbolista mallorquín que vista la camiseta del PAOK de Salónica; anteriormente lo hizo Toni González entre 2006 y 2008. Otro jugador mallorquín, Pep Canals, exjugador del Atlético Baleares, jugó en 2018 en el Panegialios y en 2019 en el Episkopi. En lo que a entrenadores se refiere, destaca la presencia en su día del mallorquín Lorenzo Serra Ferrer que dirigió durante dos temporadas al AEK de Atenas entre 2006 y 2008.

En sentido contrario, tres son los futbolistas griegos que han vestido la camiseta mallorquinista.El primero fue el delantero Lampros Choutos en 2006, que llegó procedente de Italia y no tuvo un papel destacado como bermellón; se marchó a su país para jugar en el Panionios y en el PAOK Salónica. Posteriormente, llegó a la isla el centrocampista internacional heleno angelos Basinas que dejó muy buen recuerdo en la afición mallorquinista mostrando un gran nivel entre 2006 y 2008.

Finalmente, el lateral izquierdo Leonardo Koutris ha sido el último futbolista griego que ha pasado por Mallorca y lo hizo con muy mala fortuna pues en su segundo partido sufrió una grave lesión de rodilla que hizo que se rescindiera su contrato de cesión con el Mallorca adonde llegó procedente del Olympiakos en calidad de cedido.