INGLATERRA

Las tensiones entre Nasri y Mancini en el City, al descubierto

El exjugador de la selección francesa confesó en Canal Plus Francia que tuvo muchos problemas con el actual técnico de la selección italiana.

0
Las tensiones entre Nasri y Mancini en el City, al descubierto
CARL DE SOUZA AFP

Samir Nasri, exjugador de la selección francesa, nunca fue un jugador ejemplar. El talento que atesoraba lo empañaba siempre con salidas de tono que, a la larga, le perjudicaron bastante. En un programa dedicado a la Premier League de Canal Plus Francia, el mediapunta ha confesado varios problemas que tuvo en el Manchester City con el actual seleccionador de Italia, Roberto Mancini. Desde una bronca en un partido ante el Wolverhampton en el que casi le lanza una bota a un entrenamiento en el que insultó al staff técnico.

"No paraba de hablar durante todo el partido. Me doy la vuelta y le digo que deje de hablarme, que no soy una Playstation, que si no está contento puede quitarme, que saque a otro. [...] En el descanso me había preparado para entrar, me había quitado los tacos. Estaba Yaya (Touré) a mi lado, y le dije a Yaya, si me habla mal, le tiro un taco", reconoció Nasri para hablar de la anécdota del partido ante el Wolves en 2012.

Mancini y Nasri volvieron a tener un altercado en la previa de un partido ante el Manchester United durante un entrenamiento, acrecentando todavía más las tensiones entre ambas partes: "Me dijo que defendiera de una manera determinada en el entrenamiento y David Platt, que era su ayudante, me dijo que hiciera lo contrario. Escucho a David Platt, y empieza a gritar, a propiciarme insultos en italiano, así que yo también le insulto y me dice que me vaya del entrenamiento, me quito la camiseta, la tiro y me voy".

Después, durante el viaje con el equipo se volvió a ver reflejada su mala relación: "Su auxiliar de vuelo me llama y me dice: ¿puede el entrenador subir al avión con usted? Le digo que no, que no se lleva bien conmigo. Me dijo, vamos, que quiere coger el avión para después ir a Milán. Le dije que me dé la mitad de lo que he pagado y se pusieron a ello"