NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BARCELONA

Laporta da con su Ronaldinho 2.0

En su anterior etapa en la presidencia, el brasileño fue la cabeza visible de su primer gran proyecto. Ahora, tras la reunión con Mino Raiola, el elegido es Erling Haaland.

Actualizado a

Joan Laporta accedió a la presidencia del Barcelona por primera vez en junio de 2003. Superó, contra todo pronóstico, a Lluís Bassat, el favorito a priori. Lo hizo con varias promesas, entre ellas, la llegada de cracks mundiales que cambiasen la cara a un club deprimido tras la etapa Gaspart. Tuvo un preacuerdo Beckham, pero Florentino Pérez le convirtió en Galáctico y se lo arrebató. Así terminó llegando Ronaldinho, a cambio de 27 millones de euros, procedente del PSG.

Con Frank Rijkaard en el banquillo, tras unos primeros meses complicados, se recondujo la situación en un gran final de temporada 2003-04 que les llevó al subcampeonato tras el apagón del Madrid de Queiroz (ganó el Valencia), apoyados en la batería eterna de un Edgar Davids fichado en invierno en calidad de cedido y, por supuesto, el astro de Porto Alegre. Ahora, Laporta ha llegado al sillón presidencial tras otro mandatario más que discutido: Bartomeu. Como Gaspart, también dimitió. Las arcas del club no le permiten florituras esta vez, pero el presidente no duda de que necesita un nuevo Ronaldinho como cimiento para el resurgir blaugrana y poder edificar con solvencia. Tras su cacareada reunión con Mino Raiola, queda claro en quien quiere convertir en la cabeza visible de su segunda etapa: Erling Haaland.

Se da la circunstancia que Dinho, como el noruego, también fue objetivo del Real Madrid. Finalmente, como decíamos, Florentino optó por Beckham, como ahora da preferencia a Kylian Mbappé. En el Paseo de la Castellana estarían encantados de abrirle las puertas del nuevo Bernabéu a la pareja destinada a heredar el trono futbolístico del cual Messi y Cristiano Ronaldo se resisten a abdicar, pero hay algo que juega a favor de los azulgrana. En la capital, tendría que compartir protagonismo con el de Bondy. En la Ciudad Condal, con permiso de Ansu Fati, sería el go to guy, como describen en la NBA a los jugadores franquicia.

La sonrisa del Camp Nou

El brasileño trajo samba y alegría a una afición que necesitaba olvidar las sombras del pasado. Su primer tanto, un zapatazo tremendo desde 25 metros con el que ajustició al Sevilla, hizo estallar a una grada que comulgó con su nueva estrella desde el principio. Ese 2004 recibiría el premio de mejor jugador de la FIFA. Al siguiente, después de completar la reconstrucción del equipo (salieron hasta 16 jugadores y llegaron Eto'o, Deco, Belletti, Edmilson...) y sentar las bases de la Liga 2004-05, sumaría el Balón de Oro. a su vitrina particular. Más adelante llegaría el bajón de rendimiento, las dudas extradeportivas, poniendo rumbo al Milan tras cinco temporadas y la era Guardiola. Eso sí, dejó 95 goles en 204 partidos y un sinfín de recuerdos imborrables no solo entre la hinchada culé, sino que perduran en la mente de todo el que le vio conseguir que el Camp Nou recuperase la sonrisa.

Momento de la firma de Ronaldinho con el Barcelona.
Ampliar
Momento de la firma de Ronaldinho con el Barcelona.AFP

Haaland, caso abierto

Erling Haaland es otro tipo de futbolista. La samba correría a cuenta de Dani Alves en esta ocasión, pero pocas cosas dan más alegrías que el gol en el fútbol y ese terreno lo domina con soltura el noruego (76 tantos en 74 partidos con la elástica negriamarilla). La buena relación entre Laporta y Mino Raiola es la baza principal con la que se sientan a la mesa en la Ciudad Condal. Amén de ofrecerle las llaves del equipo. La prioridad a la hora de elegir destino será el proyecto deportivo y, para que Erling acabe cambiando Dortmund por Barcelona, hay una condición que debe lograr Xavi a final de temporada, tal y como informa Sport: clasificarse para la Champions League. Algo que, curiosamente, no había hecho el conjunto culé en la campaña 2002-03 (quedaron sextos), llegando Ronaldinho a un equipo fuera de la Liga de Campeones.

Sus tres últimas temporadas, todas con más de un gol por cada 90 minutos.
Ampliar
Sus tres últimas temporadas, todas con más de un gol por cada 90 minutos.<a href=https://es.besoccer.com/>BeSoccer Pro</a>BeSoccer Pro

Pero, sin máxima competición continental, no habrá Haaland. El delantero quiere hacer historia y esta se escribe a través de hazañas en la máxima competición continental. Parece quimérico que la operación pueda cerrarse, teniendo en cuenta el estado de las arcas del Barcelona. Sin embargo, tanto Laporta como la directiva del club confían en poder financiar el fichaje. Hay una normativa que quiere imponer la FIFA a partir de 2022 que jugaría a favor del conjunto blaugrana. El máximo organismo del fútbol quiere limitar las cantidades que pueden ingresar los agentes e intermediarios por hacer posibles los fichajes de sus jugadores.

FIFA como 'aliada'

Como explica este jueves El País, la FIFA quiere fijar la ganancia del intermediario en un 10% y exige que no se pueda representar al mismo tiempo al deportista, al club comprador y al vendedor. Además de recibir el dinero y transferirlo acordemente. Así, comisiones como la que pretende Raiola por Haaland - se habla de 55 millones de euros, o los 40 que obtuvo del traspaso de Pogba a la Juventus quedarían en el olvido. Ello haría que en Can Barça solamente tuvieran que preocuparse de amasar la cantidad del traspaso, nada desdeñable, por supuesto, y el salario del '9'. El propio Raiola ya se rebeló contra esta intención en AS: "La FIFA ataca a los agentes para tapar sus problemas; si existimos, es porque los jugadores nos necesitan". ¿Será Haaland el Ronaldinho 2.0 de Laporta? Para hacerse con el brasileño no tuvo que hacer tantos malabares, pero la intención es clara.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?