REAL MADRID-ATLÉTICO

Carvajal enciende al Madrid

Desde su regreso son diez partidos sin perder y la defensa llega al Derbi siendo de acero. Ha dejado atrás su calvario de lesiones y Ancelotti da palmas...

0
Carvajal enciende al Madrid

Lo dice Ancelotti y la prueba del algodón son los resultados: el Real Madrid es uno cuando está Carvajal en el once y otro si el leganense se ausenta. Tanto que desde que el dos titular retornó a la actividad tras su última lesión, un problema en un gemelo, el Madrid no ha vuelto a perder. En concreto, en los últimos 10 partidos, de los cuales Carva sólo descansó en uno (el 1-0 al Athletic Club).

El regreso oficial fue apenas testimonial, en el Clásico del pasado 14 de octubre (jugó un minuto), pero desde ahí Carletto reintegró al internacional español paulatinamente pero de manera decidida. Casi dos meses ininterrumpidos en los que Carvajal da muestras de haber dejado atrás el calvario de problemas físicos (se perdió 36 partidos) que le persiguió la campaña pasada. Ahora sonríe pensando también en la Selección.

Esa recuperación y la de Mendy han dado un aire mucho más sólido a la defensa blanca, que comparece ante el Atlético en su mejor momento del curso, con tres porterías a cero consecutivas. El propio Carvajal viene dando la receta, quiere "contundencia" en el área.

Los números de Carvajal.

Muy experimentado en los derbis

A Carvajal no le va a temblar el pulso hoy. Los derbis contra el Atleti son su especialidad, es el partido que más ha jugado en su carrera. El de esta noche es el número 26 y en el penúltimo, el de hace justo un año en el Di Stéfano, estuvo más cerca que nunca de lograr su primer gol contra el rival rojiblanco. De hecho, fue cosa de centímetros. En el minuto 63 se soltó con un inesperado derechazo desde lejos que superó a Oblak, pero la pelota golpeó el poste y al final entró, pero fue gracias a que el rechace dio en la espalda del esloveno. El acta se lo dio en propia puerta el portero. Aún así, Carvajal se lo dedicó a su hijo recién nacido. Hoy tendrá otra oportunidad de brindarle un gol, este ya enteramente suyo.