MIGRANTES DEL BALÓN

Albert Riera: de mochilero a entrenador en el Mundial de Clubes

El catalán fue anunciado como entrenador del Auckland City, con el que el próximo mes de febrero disputará el Mundial de Clubes de la FIFA.

0
albert riera auckland city
Shane Wenzlick Facebook

Albert Riera Vidal continúa aumentando su leyenda. Su carrera como jugador fue única y no parece que su trayectoria como entrenador vaya a discurrir por distintos derroteros. El catalán fue anunciado hoy como entrenador del Auckland City, el club neozelandés con el que ganó cuatro OFC Champions League y con el que el próximo mes de febrero viajará a Emiratos Árabes para representar a Oceanía en el Mundial de Clubes de la FIFA. "Tenemos por delante momentos apasionantes y demostraremos nuestro entusiasmo dentro del campo. Quiero un equipo que crea oportunidades y es agradable de ver", dijo Riera, que vivió su primera experiencia en los banquillos la pasada temporada como técnico del West Coast Rangers.

"Después de siete años como jugador en el club, creemos que es el momento perfecto para que regrese y estamos encantados con que lo haya hecho. Haremos todo lo posible para que tenga un gran éxito", añadió Ivan Vuksich, presidente de Auckland City. Albert Riera, por lo tanto, se convertirá en el tercer español en sentarse en el banquillo de los 'Navy Blues' tras Ramón Tribulietx y José Manuel Figueira. El catalán contará en su 'staff' con el preparador físico Adrià Casals y Eñaut Zubikarai, quien ejerce como entrenador de porteros desde que colgó los guantes en 2020. Además, se espera que Ángel Berlanga, quien acompañó a Riera como segundo durante el tiempo que estuvo de baja por una lesión de rodilla, vuelva a vestirse de corto en las próximas semanas.

"Mi última intención era jugar al fútbol"

Resulta curioso que la historia de Albert Riera no se entienda sin el fútbol cuando fue precisamente eso, el balón, lo que intentó dejar atrás con su viaje a Nueva Zelanda. El catalán, que había jugado en el Benavent de Tercera División hasta su disolución en 2010, trabajaba como técnico sanitario y decidió pedir una excelencia para viajar junto a dos amigos. "Mi última intención era jugar al fútbol. Estaba harto y tenía ganas de dejarlo, pero mi padre se puso muy pesado y, solo porque se callara, le envié un correo a Ramón Tribulietx", reconoció Riera en AS. El entrenador español, que ya llevaba dos años al frente del Auckland, le ofreció un contrato y cambió su vida para siempre.

Riera nunca abandonó la idea de dejar el fútbol. De hecho, tras jugar sus primeros meses en el Auckland City y a pesar de conquistar su primera Champions de Oceanía, continuó viajando junto a sus dos amigos. Un viaje que se interrumpió cuando se quedaron sin dinero y tuvieron que trabajar en la hostelería y en una empresa de empaquetado de kiwis. Sí, un campeón continental sirviendo copas y empaquetando kiwis. Fue entonces cuando volvió a sonar el teléfono. Era Ramón. "Estoy planificando la próxima temporada y cuento contigo". "Yo le dije que tenía que regresar a España, que acababa mi excedencia. Pero supo convencerme, íbamos a jugar el Mundial de Clubes y firmé un año que acabaron convirtiéndose en tres", rememora Riera.

Años después, lo que parecía un amistoso de pretemporada frente a un equipo de A-League acabó convirtiéndose en una nueva oportunidad. Wellington Phoenix invitó a Albert Riera a un entrenamiento y el resultado no entraba ni en los planes de su padre, que fue quien le animó a que continuara jugando al fútbol al otro lado del mundo. "Estaba meditando dejar el fútbol definitivamente y pensé: 'Joder, la historia se repite'. Creía que no me iban a coger, pero me pagaban el avión y la estancia en Wellington. Fui para ver cómo era un equipo profesional por dentro, y al cabo de un día me dijeron: 'Esta tarde firmamos el contrato'". Riera jugó tres temporadas en la liga australiana y llegó a disputar un 'All-Stars' frente a la Juventus. Había querido dejar el fútbol y ahora estaba entre Buffon, Pogba, Tévez o Del Piero.

Albert Riera no pudo huir del fútbol ni en las antípodas. El catalán colgó las botas a principios de 2021, después de ganar tres Champions de Oceanía y participar en cuatro Mundiales de Clubes. Un Mundial de Clubes al que regresará en tan solo unos meses, aunque en esta ocasión lo hará como entrenador. "Soy muy ambicioso. Quiero dominar el juego. Es algo que quieren hacer todos los equipos, pero no todo son capaces de conseguirlo. Auckland ha demostrado que es capaz de hacerlo y quiero que eso continúe", fueron sus primeras palabras como técnico del club más grande de Nueva Zelanda. "Es la persona adecuada para el puesto", sentenció Ivan Vuksich.