MUNDIAL DE CLUBES

Ramón Tribulietx, el español que estuvo en ocho Mundiales de Clubes

El catalán recuerda en AS su "década prodigiosa" a los mandos de Auckland. Ganó ocho Champions y participó ocho veces en el Mundial de Clubes.

0
Ramón Tribulietx, el español que estuvo en ocho Mundiales de Clubes
LOUAFI LARBI REUTERS

Solo hay un español que pueda presumir de haber ganado ocho Champions, siete de manera consecutiva. Él es Ramón Tribulietx (San Vicente dels Horts, 1972) y lo hizo durante una década en la que llevó al Auckland City a reinar de manera permanente en Oceanía. Entre 2011 y 2017, los 'Navy Blues' no encontraron rival en el continente insular. "No fue nada fácil porque las eliminatorias son a partido único. Cuando vas a jugártela a un campo de Fiyi o de Tahití, donde el césped no está muy bien, hace un calor tremendo y juegas a las dos del mediodía con una humedad terrible, es muy fácil tener un accidente", expone Ramón, consciente de haber establecido un récord "difícil de igualar". "Nos encontramos con ambientes hostiles y campos con más de 20.000 personas animando en contra. Habría sido fácil perder alguna de esas ocho Champions", añade el catalán, para quien ganar "acabó convirtiéndose en una obligación". Tras dejar en 2019 el banquillo de Auckland, Ramón Triblietx se tomó un respiro para "reflexionar y ordenar pensamientos". No fue hasta ese momento cuando tomó consciencia de que su legado en Nueva Zelanda será eterno.

Tribulietx agotó su carrera como futbolista en Nueva Zelanda. Por eso no se lo pensó dos veces cuando le propusieron regresar al país oceánico, en esta ocasión como entrenador. Al principio, sin embargo, dirigió en la sombra. "Había otro entrenador y el club me firmó sin su beneplácito. La relación fue complicada, pero acabamos haciéndonos amigos. Meses después pusieron a Paul Sosa. Él aparecía como entrenador, pero era quien gestionaba los jugadores. El que entrenaba al equipo en el campo era yo", desvela Ramón, quien viajó hasta las antípodas con un objetivo claro: implantar su filosofía. "Cuando llegué, los jugadores que había estaban acostumbrados al juego directo estilo inglés. Balón a la espalda del lateral, segundas jugadas... Solo habían visto eso. El club me llevó allí para cambiar el estilo, pero al principio fue complicado. A la tercera temporada la transformación fue bestial. Pasé a jugar 4-3-3 y dije: 'Esto es lo que hay, a quien no le guste ya sabe dónde está la puerta'. Todos nos criticaban, pero acabamos ganado la Champions y nadie se atrevió a levantar la voz", recuerda un Tribulietx que inspiró su estilo en Guardiola: "Es un maestro para mí. Me gustó lo que planteaba y pensé: 'Esto es lo mío'. Y así nos fue". Con la filosofía instaurada por Ramón, Auckland ganó 26 títulos, incluidas ocho Champions de Oceanía que le otorgaron un escaparate al mundo con cada Mundial de Clubes.

"Llegó un momento en el que si no dábamos 20 pases antes de marcar un gol parecía que no valía"

Ramón Tribulietx

A los mandos de Auckland City, Ramón Triblulietx participó en ocho Mundiales de Clubes, una cita anual que se presentaba como "una oportunidad para demostrar que estábamos mejorando". "En 2009", recuerda Tribulietx, "perdimos 3-0 contra el Atlante de Solari, que era el campeón de la CONCACAF. Nos dieron un repaso con balón. En 2014 jugamos el partido por el tercer puesto contra Cruz Azul, que también venía de ganar la Champions de la CONCACAF, y nos fuimos al descanso ganando 1-0 y con un 55% de posesión. Fue un cambio bestial. Y veníamos de perder en semifinales contra San Lorenzo, campeón de la Libertadores. Nos ganaron 2-1 en la prórroga. Un equipo de Nueva Zelanda quitándole el balón al mejor equipo de Sudamérica... Inaudito". Aquel tercer puesto de 2014 "fue la culminación del trabajo que mucha gente hizo durante años para demostrar que en Nueva Zelanda también sabíamos jugar al fútbol". "A pesar de ser pequeños, ahí estamos", añade Ramón, que recuerda con cariño el momento en el que le dijo a Paul Gothard, su portero entre 2009 y 2012, que debía empezar a jugar el balón en corto: "Cuando se lo expliqué me miró como si estuviera loco. Venía de Inglaterra y el saque más corto que había hecho era de 60 metros. Fue muy difícil convencer a los jugadores, pero cuando España ganó el Mundial todo el mundo empezó a verlo de otra manera. Llegó un momento en el que si no dábamos 20 pases antes de marcar un gol parecía que no valía".

Ramón Tribluietx es el español con más Champions y será difícil que otro entrenador iguale sus ocho Mundiales de Clubes. Sus éxitos, sin embargo, son en ocasiones minusvalorados por el hecho de haberse producido en el desconocido suelo oceánico. "Es algo que no me preocupa", expone el catalán, "ni siquiera me interesa". "Todo lo que he vivido y he ganado lo tengo yo en mi memoria y no se me va a olvidar nunca. Se oye que, al ser Oceanía, tiene menos mérito. Pero yo sé lo que ha costado. La prueba está en la cantidad de canas que me han salido desde que agarré el banquillo de Auckland City", completa un entrenador que nunca habría imaginado pasar 11 años de su vida en Nueva Zelanda. "Mi idea era ir una temporada y ver cómo me adaptaba. De hecho estuve 11 temporadas y renové año a año. Ni quedando tercero en el Mundial de Clubes firmé por más de 10 meses más. Ahora que ya ha pasado un tiempo miro atrás y me doy cuenta de que lo que he conseguido es espectacular. No me lo habría imaginado en la vida. Fue una década prodigiosa", valora. 12 años después de su marcha a las antípodas, Ramón Tribulietx espera un banquillo en el que seguir haciendo lo que más le gusta: "En España es complicado porque el mercado está muy saturado de entrenadores, pero tengo muchos frentes abiertos y espero que este 2021 me devuelva a los banquillos. Tengo muchas ganas".

Tribluetx y Roca abrieron camino

Desde la marcha de Ramón Tribulietx a Oceanía, fueron varios los futbolistas españoles que firmaron por el Auckland City. El primero en llegar fue Xavi Roca, quien viajó junto al entrenador catalán pero solo aguantó un año en Nueva Zelanda. Le siguiero Manel Expósito, Ángel Berlanga, Albert Riera, Iván Díaz, Andreu Guerao, Gustavo Souto, Pedro Santa Cecilia, Cristóbal Márquez, Iván Carril, Óscar García, Mikel Álvaro, Diego Rivas o Eñaut Zubikarai. "Al principio era complicado convencer a la gente, pero participar en el Mundial de Clubes facilitó las cosas y acabamos teniendo jugadores de Primera División", recuerda Ramón. El español rememora con especial cariño los casos de Albert Riera, el mochilero que no pudo huir del fútbol ni en las antípodas, y Ángel Berlanga, que acabó convirtiéndose en el jugador con más partidos en la historia del Auckland: "Los dos estuvieron en el lugar y el momento adecuado".

A favor de un nuevo Mundial de Clubes

Ramón Tribulietx está a favor de un nuevo Mundial de Clubes, ya que el formato actual siempre obligó a Auckland a enfrentarse en una ronda previa al campeón de la liga del país organizador, "un equipo en dinámica positiva que, además, tenía a toda la afición a favor". Para los campeones de Nueva Zelanda "el Mundial no funciona tan bien", reconoce Tribulietx, "por lo que una reforma con las clubes en la que se juegue una fase de grupos sería vista con buenos ojos". "Te aseguras un partido más y, aunque pasar de ronda sería mucho más complicado, los ingresos del club serían más importantes y, deportivamente, sería más 'fácil' dar el nivel porque juegas con menos presión", completa el entrenador catalán.