REAL MADRID

El Sheriff condenó a Hazard

El belga fue titular por última vez con el Madrid ante el equipo moldavo, hace casi dos meses. Desde entonces, Ancelotti ha dejado de confiar en Eden.

Madrid
0
Hazard, durante el Madrid-Sheriff.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA

Para Eden Hazard, la derrota del Real Madrid contra el Sheriff Tiraspol en el Bernabéu, el 28 de septiembre por 1-2, no fue otro partido más. No lo fue en general para el club, que perdió en casa ante la Cenicienta del grupo, un recién estrenado en la máxima competición continental que está firmando una fase de grupos sorprendente y que, como poco, parece que irá a la Europa League. Pero en el caso del belga, la herida que se abrió ese día no se cierra, sigue doliendo.

Porque aquel fue el último día en que Hazard arrancó un partido con el Madrid desde el once titular. Lo hizo actuando como extremo derecho, desplazado de la izquierda por un Vinicius en estado de gracia. Y no debió gustarle nada a Ancelotti lo que vio ese día del belga, pues no ha vuelto a colocarle en el once titular, pese a que ha tenido bastantes ocasiones para ello: desde aquel día, Hazard ha ido al banquillo ocho veces, de las cuales salió en las segundas partes en cinco ocasiones, y no ha sido convocado por motivos médicos tres veces.

Aquel partido fue un asedio estéril del Madrid, que realizó 31 remates, 11 de ellos a portería, para anotar sólo un gol de penalti de Benzema, provocado previamente por Vinicius. Hazard, en la derecha, firmó un partido decente en ataque, rematando tres veces, las tres a portería, y casi marcando en el primero de sus disparos, en el que el portero del Sheriff se lo impidió con una buena parada; también le cerró la puerta en las dos ocasiones posteriores, menos peligrosas.

Pero Ancelotti decidió en el 66', con 0-1 a favor del Sheriff, que Hazard tenía que ser uno de los jugadores que dejase el campo para intentar la remontada, síntoma evidente de la escasa confianza que el italiano tiene en el belga. Su partido había sido, ocasiones aparte, discreto: había hecho sólo 34 pases (31 buenos), aunque había trabajado en defensa, con siete duelos ganados de 12 y dos recuperaciones (sólo nueve balones perdidos). Aun así, Ancelotti le consideró el eslabón más débil del ataque y le quitó para dar entrada a Rodrygo, que en ese rato convenció a Carletto y se hizo con el sitio en el once, hasta su lesión en Elche.

"El problema de Hazard es que prefiero a otros"

Casi dos meses después, Hazard es un jugador residual en el Real Madrid. Ancelotti, de hecho, fue muy claro hace un mes al ser preguntado por sus repetidas ausencias en el once titular: "El problema de Hazard es que el entrenador en este momento prefiere a otros jugadores antes que a él". Desde Bélgica intentar presionar para que mejore su situación, desde Tiraspol lo hizo Courtois en rueda de Prensa: "No podemos matar a Hazard, no es un jugador cualquiera". Y en el parón, su seleccionador, Roberto Martínez, destacó que está perfectamente sano y reclamó minutos para él, si bien sólo le dio una hora en el primer partido de Bélgica y le liberó para el segundo, contradiciendo su propia receta.

Hazard no estuvo en Granada por una gastroenteritis y tampoco viajó a Tiraspol por el mismo motivo; se espera que sí pueda jugar el domingo contra el Sevilla, aunque eso será si Ancelotti lo considera oportuno, y tiene poca pinta, pues al belga le han crecido los enanos en estos dos últimso meses: Asensio ha aprovechado sus oportunidades por la derecha y Rodrygo convence mucho al italiano.