RAYO MAJADAHONDA - DEPORTIVO

El Rayo Majadahonda, un rival gafe para el Deportivo

Jugaron dos veces en Segunda y el Depor nunca ganó. En la ida (0-0) se lesionó Carlos Fernández y la derrota en Riazor (0-2) le costó el puesto a Natxo.

0
Aitor Ruibal celebra su segundo gol al Deportivo en la temporada 2018-2019.
JESUS SANCHO RODRIGUEZ (SANCHOFOTO) DIARIO AS

El Deportivo visita el domingo al Rayo Majadahonda, un rival ante el que jugó en dos ocasiones en Segunda en la temporada 2018-2019 y que no trae precisamente buenos recuerdos a los coruñeses. Ambos equipos se enfrentaron por primera vez en el Cerro del Espino el 2 de diciembre de 2018 y el resultado fue de 0-0. Los coruñeses llegaban como segundos clasificados en puesto de ascenso directo y a tres puntos del líder (Alcorcón), mientras que los madrileños marchaban 12º. El resultado, tras la victoria la jornada anterior ante Osasuna en Riazor (2-0), no sentó demasiado mal, pero la factura que se pagó fue muy cara. Carlos Fernández, jugador referencia de aquel proyecto, se lesionó y se perdió cuatro partidos. Tras jugar unos minutos ante Lugo y Albacete, fue titular frente al Sporting, recayó y se perdió otras nueve jornadas. Cuando volvió, el equipo era quinto a siete puntos del primero (Osasuna).

El segundo partido se disputó el 6 de abril de 2019 en el estadio de Riazor. El ambiente previo era tenso, con un Deportivo que solo había ganado uno de sus últimos siete encuentros y la soga comenzaba a apretar el cuello de Natxo González. El Rayo Majadahonda se exhibió en A Coruña y se impuso por un claro 0-2 con un doblete de Aitor Ruibal en los minutos 51 y 69. La reacción del público coruñés fue una pañolada a su equipo y pedir la cabeza de un Natxo que salió realmente abatido del encuentro. Tras la derrota, los blanquiazules seguían quintos, pero se situaban a diez puntos del líder (Osasuna) y a siete del segundo (Granada).

La resaca de la derrota tardó solo 24 horas. Al día siguiente el club anunciaba la destitución de Natxo González, el hombre elegido para regresar a Primera tras el descenso. Un día más tarde, José Luis Martí era presentado como nuevo técnico y se hacía cargo del equipo. Pero la ola era más profunda y dos semanas después de aquella victoria del Rayo Majadahonda en Riazor y un ambiente francamente hostil, Tino Fernández y todo su consejo de administración presentaban su dimisión irrevocable después de perder también en casa ante el Extremadura (1-2). Curiosamente, los azulgranas fueron el rival de la pasada jornada del Depor y no se presentaron en Riazor por la huelga de su plantilla por impagos.