INGLATERRA

Anders Lindegaard: la desgracia del primer 'enemigo' de De Gea

El español llegó con la etiqueta de heredero de Van de Sar al United, pero el guardameta danés le discutió el puesto hasta que una lesión acabó con el debate.

0
Anders Lindegaard: la desgracia del primer 'enemigo' de De Gea
John Peters DIARIO AS

David de Gea lleva diez años como 'número 1' de Old Trafford. Llegado a Mánchester con una carga enorme, la de suceder a Edwin Van der Sar, ha cumplido con creces las expectativas. Durante muchas temporadas ha sido el clavo ardiendo al que se asía un United a la deriva sin Ferguson. Pero en toda novela aparecen 'villanos'. Si la 2021-22 está siendo la campaña del resurgimiento del madrileño, dejando Dean Henderson en una tesitura más que complicada (apunta a salir cedido por 18 meses), el curso pasado parecía que el cuento de hadas tornaba pesadilla, pues el canterano le robó la titularidad en los meses finales. El español era el portero europeo y el inglés el liguero. Situación ya se repitió en la 2011-12, la primera del ex del Atleti en el Teatro de los Sueños. En ese momento, el infortunio de su 'enemigo' fue su mejor aliado.

Anders Lindegaard, ante la falta de solidez de un novato De Gea, le rascaba minutos poco a poco, hasta el punto de arrebatarle la titularidad. "(Eric Steele, entrenador de porteros) Vino hacia mí en Carrington y me dijo: 'El jefe está muy contento contigo. Vas a jugar el resto de la temporada en la Premier. David lo hará en Europa'", explica el guardameta danés en una entrevista en The Guardian.

"El pie se me atascó y me torcí el tobillo. Me quedé en el suelo y empecé a llorar: el mundo se derrumbaba"

Anders Lindegaard, en 'The Guardian'

El choque que le encumbró fue un United-Arsenal (2-1), que les permitía seguir compitiendo por el liderato con el City. Poco después, la desgracia se cebaría con el de Odense: "Estaba emocionado, pero en el entrenamiento de esa misma mañana, mientras golpeaba la pelota por encima de un maniquí, el pie se me atascó y me torcí el tobillo. Me quedé en el suelo y empecé a llorar: el mundo se derrumbaba".

Lindegaard, esta temporada.

El ahora veterano portero (tiene 37 años) del Helsinborgs sueco no volvió a jugar minuto alguno con el primer equipo esa temporada. Tras recuperarse, sentía que no tenía tan lejos el objetivo y recuerda cómo se sentía en aquel momento, al intentar volver antes de tiempo: "No podía saltar sobre mi pie derecho, mi golpeo de balón era horrible. No fui lo suficientemente maduro para decir: 'Mi tobillo no está bien'. Sabía lo cerca que estaba de David y que tenía poco margen de error antes de que me dieran la oportunidad". El sorpasso no se produjo. Nuestro protagonista disputó un total de 29 partidos con los Diablos Rojos, entre ellos, el último de sir Alex al frente del club (un 5-5 contra el West Brom).

Ídolo en Suecia

Curiosamente, su siguiente equipo, cuando hizo las maletas en 2015 para salir como 'agente libre', fue el propio West Bromwich Albion. No triunfó y saldría cedido la segunda parte del curso al Preston de Championship. Pasaría sin pena ni gloria por el Burnley para terminar en el Helsinborgs en el verano de 2019, donde es indiscutible y ha llegado incluso a marcar un tanto, convirtiéndose en héroe local. Su carrera, a pesar de haber sido incluso internacional (cinco veces), está lejos de un De Gea que, vaivenes aparte, lleva instalado en la élite de los porteros desde esa campaña 2011-12, cuando el tobillo de Lindegaard le tendió la mano.