ESPANYOL

La pretemporada de sus vidas

Marc Navarro, Víctor Álvarez y Víctor Sánchez se preparan juntos y a conciencia, coordinados por Javi Carrión –todos ex del Espanyol–, para encontrar equipo en enero.

0
Marc Navarro, Víctor Álvarez y Víctor Sánchez, exjugadores del Espanyol.
Joan M. Bascu DIARIO AS

Cuando LaLiga enfila ya su segundo tercio, las luces de Navidad empiezan a colgar de las grandes avenidas y las vacaciones en la playa quedan lejos, aún hay futbolistas que se emplean a fondo en una pretemporada tan forzosa como estimulante. El medio tiempo en la vida profesional de tres jugadores de elite, que un día militaron en el Espanyol y que circunstancialmente se encuentran sin equipo. Hasta que se abra el mercado de invierno. Se trata de Víctor Sánchez, Víctor Álvarez y Marc Navarro, con quienes AS se citó en uno de sus entrenamientos diarios con otro ex del club perico, el fisioterapeuta Javi Carrión, al mando, en el marco del centro Global Performance.

Circunstancias muy diversas les han llevado a entrenarse juntos. Víctor Sánchez, capitán perico hasta hace año y medio, tenía contrato en vigor con el Western United australiano hasta diciembre de 2022, "pero en julio se complicaron las restricciones por la COVID y en septiembre, cuando llevábamos dos meses encerrados, decidimos que lo mejor era rescindir y volver". En el Pafos chipriota, tras una larga aventura en el Arsenal Tula ruso, militaba Víctor Álvarez cuando se rompió el ligamento cruzado de la rodilla. "Como solo había firmado hasta mayo, vine aquí a operarme y a seguir la recuperación". Y Marc Navarro dejó el Watford después de tres temporadas: "No estaba demasiado adaptado al país, no me encontraba del todo a gusto ni con la continuidad que buscaba, y surgió al final del mercado la oportunidad de rescindir las dos temporadas que me quedaban".

El tiempo jugó en su contra. En el caso de Sánchez, había desechado en verano ofertas para regresar a España, porque su intención era quedarse en Australia, y cuando tomó la decisión de abandonar el Western ya era demasiado tarde. Álvarez también recibió el interés de varios equipos, "pero al enterarse de que estaba convaleciente de la rodilla, prefirieron esperar". Y Navarro asume que "al dejar el Watford tan al final, los equipos ya estaban formados".

Javi Carrión, Marc Navarro, Víctor Sánchez y Victor Álvarez, practicando 'teqball', el deporte que combina fútbol y tenis.

Cinco días a la semana entre la zona alta y L'Hospitalet

Pero no es esta una historia de lamentos, sino de motivación. "Haber hecho un grupo entre nosotros es una suerte, porque entrenarse solo es mucho más complicado. Nos estamos preparando para recuperar esa ilusión", apunta Navarro. El lateral diestro y Álvarez llevaban tiempo acudiendo a un centro de alto rendimiento para deportistas de elite, Global Performance, cada vez que estaban de vacaciones por Barcelona. Una vez sin equipo, ambos retomaron e intensificaron esa rutina. Y Sánchez se les unió a su retorno de Oceanía. "Javi (Carrión) es el nexo, alguien que sabes que es un gran profesional, que entrena de maravilla, y nos animamos a juntarnos", resume Víctor Álvarez.

"Nos estamos preparando para recuperar la ilusión"

Marc Navarro

Y procede Víctor Sánchez a detallar una semana cualquiera en su particular pretemporada: "Los lunes hacemos una introducción, los martes hacemos fuerza y transferencia, los miércoles y jueves más campo, y los viernes de nuevo fuerza y volumen. Cada día estamos en contacto con el balón, que es lo que más se suele perder". Las sesiones se alternan entre la sede de Global, en la zona alta de Barcelona, y el estadio del Centre d'Esports L'Hospitalet.

"Se quedaron sin equipo y el trabajo es mantenimiento para estar físicamente preparados para el mercado de invierno", media Carrión, el 'alma mater' de esta pretemporada. "Global trabaja con futbolistas de elite y con otros deportes, como tenistas, gente del motor… Hacemos preparación física y fisioterapia", apunta. Y destaca, de su etapa como fisioterapeuta y readaptador en el Espanyol, que "a nivel físico, Víctor Sánchez. Es un masoca, le gusta trabajar. Es incansable, disfruta con la fatiga, quiere correr maratones cuando se retire. Otro que me sorprendió muchísimo fue Sergio García. Nunca se perdió un entrenamiento, era trabajador, competitivo… Al final se explicaba por qué era tan bueno en los partidos".

"Víctor Sánchez es un masoca, disfruta con la fatiga. Quiere correr maratones cuando se retire"

Javi Carrión

Los 'coachs' y la evolución del fútbol de elite

"Sabemos que es una situación esporádica, que en un mes y medio se reabre el mercado, y nos estamos preparando para ese momento", asegura Marc Navarro, quien reconoce que, tras su rescisión, "los primeros días es súper extraño levantarte y no ir a entrenarte con tu equipo. Y llegas a plantearte a qué situación has llegado. Pero las personas nos adaptamos a todo, y más sabiendo que va a cambiar". No en vano, sigue recurriendo casi semanalmente a un 'coach' con el que comenzó a charlar mientras estaba en el Espanyol, igual que le sucedió a Víctor Álvarez. "Estar bien mentalmente lo es todo", afirma.

"Los primeros días es súper extraño levantarte y no ir a entrenarte con tu equipo. Y llegas a plantearte a qué situación has llegado"

Marc Navarro

El asunto, cada vez menos tabú, da para debate. Señala Víctor Sánchez que cuando se inició en la elite, "hace unos 15 años, llegabas, te entrenabas y fuera. Ahora hay pre-entreno, post-entreno, la persona que tiene un nutricionista en casa, un trabajo de fuerza por las tardes, psicólogos… En el fútbol cada vez hay más exigencia y va claramente hacia eso".

Le respalda Javi Carrión: "He visto ese proceso, desde que todo lo absorbe el club hasta que se traslada fuera. Necesitas un plus por los cambios físicos. El jugador necesita más cosas, se debe rodear de buenos profesionales para complementar su futuro y su carrera. Al inicio no lo veíamos necesario, pero ahora, sí".

"¿Plaga de lesiones en el Barça? Sé que trabajan bien"

Inevitable, a las puertas de un derbi y en medio de una plaga de bajas, resulta preguntar por el Barcelona al experto, quien responde que "las lesiones son multifactoriales. No solo influye la preparación física y médica. En el Barça sé que trabajan bien, pero en el fútbol priman los resultados inmediatos. No hay paciencia porque el índice de lesiones es alto, sé que trabajan bien", insiste Carrión.

Y, para acabar de dibujar un escenario complejo, llegó la COVID para cambiar rutinas, para alterar el ritmo competitivo y también los descansos. E incluso los mercados de fichajes. "Aunque haya contactos, ahora ningún club ficha hasta que no ha salido el jugador del que serás su reemplazo. Antes sí era lo más habitual. La mirada ha cambiado bastante, los clubes apuran mucho más", desgrana Víctor Álvarez.

"Desde la COVID, ningún club ficha hasta que no ha salido el jugador del que serás su reemplazo"

Víctor Álvarez

Ya metidos en harina, les resulta inevitable a los tres jugadores rememorar sus tiempos en el Espanyol. Desde el "periodo de transición" que le tocó vivir a un Álvarez que "a pesar del espejismo del ascenso" ve un club "mucho más estable", a la "felicidad" de Marc Navarro y "la oportunidad para ambas partes" que supuso su salida al Watford, pasando, con detenimiento por la convulsa marcha de Víctor Sánchez.

La despedida perica de Víctor Sánchez

"Hoy cambiaría cosas, pero en ese momento necesitaba hacerlo. La gente se queda con el club no cuenta conmigo y que debo irme, pero no sabe que hay muchísimas cosas detrás. A nivel de club y en lo que trasciende, como que mi mujer me llamara llorando y sufriendo por mí. Había cosas que no podían ser, porque yo daba el máximo por el Espanyol, por ayudar. Otra cosa es que hubiese sido irrespetuoso con el club, que hubiese incumplido las normas", se explaya.

"Necesitaba hacerlo. Mi mujer me llamaba llorando, sufriendo por mí. Había cosas que no podían ser"

Víctor Sánchez

Dice Sánchez que le tiene "un cariño enorme al club, a la gente que trabaja en él. Cuando hablé de gente que me había faltado al respeto es porque lo sentía así, pero el 99'9 por ciento de las personas me han tratado y siguen tratando genial, aún me los encuentro por la calle, me escriben por redes… Soy perico y lo seguiré siendo, mi hijo y yo somos abonados, y nada cambiará el cariño que le tengo al club. Lo siento como parte de mi familia".

Cerrada la página del pasado, del presente destaca el excapitán que ve al Espanyol "como un equipo con dos caras, muy bueno en casa y vulnerable fuera. La permanencia la va a conseguir bien, y si quiere llegar a cotas más altas debe mejorar a domicilio. Es un equipo para quedarse tranquilamente en Primera, porque la plantilla es muy buena". A lo que Navarro añade que "el Espanyol no es un recién ascendido, por la historia y los jugadores que tiene. No creo que tenga que ponerse un objetivo. Ha logrado algo complicado, como la estabilidad".

El cuerpo de Raúl de Tomás

Se fija Víctor Álvarez en su compañero de demarcación Adrià Pedrosa, del que comenta que "al principio era más irregular, pero ha madurado bastante estos dos años, y sus cualidades son enormes. Con la experiencia y los partidos irá todavía a más". Y destaca Sánchez, de su excompañero Raúl de Tomás, que "lo que está consiguiendo ahora es lo que va acorde a sus cualidades, porque es muy rápido en movimientos cortos, le pega bien con las dos piernas… Es uno de los jugadores que más me ha sorprendido, pero estaba por detrás de lo que su cuerpo decía". Y rubrica: "Ojalá nos dé muchas alegrías porque puede marcar una época en el club si consiguen retenerlo".

"Raúl de Tomás puede marcar una época en el Espanyol"

Víctor Sánchez

También tiene palabras Víctor Sánchez, y asienten tanto Marc Navarro como Víctor Álvarez, sobre Diego López, "por cómo se cuida y se entrena, cómo entiende el fútbol y su cuerpo. No es un futbolista de 40 años normal". Una larga vida en la elite futbolística, como la que se procuran estos tres amigos con su larga y trabajosa pretemporada otoñal para una campaña competitiva que para ellos comenzará en enero.