LEGANÉS

Garcés: “El gol es un subidón; se lo dedico a mi familia, que me apoya”

El delantero del Leganés marcó en Huesca en el segundo partido que disputó tras su caso de indisciplina. “Hacía mucho que no marcaba, no estaba bien por problemas musculares”.

0
Garcés: “El gol es un subidón; se lo dedico a mi familia, que me apoya”
JAVIER NAVARRO DIARIO AS

Borja Garcés ha empezado su camino de redención en Huesca. El delantero melillense, objeto de una intensa polémica las últimas semanas por su acto de indisciplina al marcharse a la boda de su hermano sin permiso del Leganés y de su ex entrenador, Asier Garitano, ha sido el autor del 0-2 con el que los pepineros han refrendado su triunfo en El Alcoraz. El delantero ha sido suplente, pero ha salido al descanso por Juan Muñoz. Con su gol se ha logrado una victoria que, para el joven ariete cedido por el Atlético de Madrid, supone algo más que un tanto y un triunfo.

“Hacía mucho que no marcaba. No estaba bien por problemas musculares, hasta hace poco”, ha reconocido Garcés en declaraciones a los medios del club. “Por eso esto es un subidón para mí. Se lo quiero dedicar a mi familia, que siempre ha estado conmigo en las buenas y en las malas. A mis amigos, a mi abuelo y, sobre todo, a la afición, que siempre están apoyándonos, hoy desde casa”, ha comentado en un guiño múltiple cargado de emoción precisamente por esos malos momentos.

Cabe recordar que Garcés fue sancionado económicamente por el club tras un pacto por el que el jugador pidió perdón a la afición. También lo hizo en privado, a sus compañeros y al ya ex técnico pepinero. Pese a ello, Garitano mantuvo su palabra y no lo convocó ante el Almería. Ese duelo (1-0, derrota en el Juegos del Mediterráneo) supuso el cese del técnico y, con la llegada de Nafti, el perdón para Garcés, quien ya volvió ante Cartagena el pasado martes, eso sí, entre pitos de un Butarque que aún no le indultó. Este gol puede empezar a cambiar la tendencia como lo ha hecho con el propio Leganés tras días agitados.

“Llevamos mucho trabajando. Las cosas no salían por… por cosas de mala suerte. Pero hoy el equipo el equipo estaba convencido. Hemos muerto en cada balón. Hemos sufrido mucho, pero ese sufrimiento nos ha dado tres puntos muy, muy importantes”, ha confesado un Garcés que, además, admite los problemas típicos de empezar con un nuevo entrenador. “Llevamos sólo dos días con el nuevo míster y al final el equipo estaba con ideas nuevas y el equipo no sabíamos mucho qué hacer en el campo… pero al final cada día hemos aprendido algo nuevo… y hacemos lo que el míster nos pide. En el campo se ha visto”, ha zanjado.

Garcés también ha aprovechado para hacer un llamamiento a la afición y pedirles su apoyo para el próximo partido ante el Oviedo en Butarque (domingo 14 de noviembre, 18:15). “Esto ahora hay que hacerlo bueno en casa contra el Oviedo… nosotros ya lo hemos visto, vamos a muerte. La afición también. Hay que hacernos fuertes en casa”, repitió. Cabe recordar que, de los 14 puntos que suma el Leganés, nueve se han conseguido fuera de casa y apenas cinco de local.