UD LOGROÑÉS - DEPORTIVO

Aquel 8 de mayo de 1994 que Las Gaunas fue blanquiazul

En la penúltima jornada de la 1993-94 el Depor ganó en Las Gaunas (0-2) con 7.000 deportivistas en Logroño y acarició una Liga que voló en el penalti de Djukic.

0
Los jugadores del Deportivo de la temporada 1993-1994 hacen piña tras un gol.
Diario As

Los caprichos del destino, o las casualidades del calendario, han querido que el Deportivo afronte dos salidas consecutivas a dos estadios que tienen apartado propio en su historia: El Sardinero y Las Gaunas. Dos lugares donde se jugaron dos penúltimas jornadas de Liga separadas por seis años y con opuestos finales días después en Riazor. La de Santander, donde la pasada semana se citaron 1.500 aficionados deportivistas, fue en 2000 y terminó 0-0. Luego, el 19 de mayo, Riazor celebraba el título de Liga al derrotar al Espanyol (2-0).

También en mayo, pero el día 8 del año 1994, el Depor tuvo un viaje muy especial a Las Gaunas, campo que visitará este domingo acompañado de otro gran desplazamiento blanquiazul. Las crónicas cifraban entre 7.000 y 8.000 aficionados deportivistas invadiendo Logroño para apoyar a aquel Superdepor que se rebelaba contra la lógica y acariciaba el título de Liga. Las 16.000 plazas del estadio riojano se quedaron cortas porque el Logroñés no era un anfitrión de piedra y se jugaba la permanencia. Ambientazo, chupachups en la grada recordando el mano a mano con Cruyff y concordia absoluta. Una fiesta, esencia de fútbol.

El partido, además de su trascendencia histórica, se las traía para un Depor que venían de tropezar con dos empates consecutivos a ceros ante Lleida y Rayo Vallecano. Por si fuera poco, su perseguidor, el Barça, había ganado el sábado el Clásico en el Bernabéu con un gol de Guillermo Amor (0-1). La victoria era obligada. Aquella soleada tarde de domingo a los de Arsenio Iglesias no le temblaron las piernas y se impusieron 0-2 con un gol de Donato de falta y otro de Manjarín de cabeza a centro de Bebeto. Explosión blanquiazul en las gradas, donde acabaron gritando ¡¡¡Logroñés, Logroñés!!! Y es que la derrota había provocado que los de Carlos Aimar entrasen en descenso. Todo un problema que solucionarían en la última jornada ganando en el Tartiere 1-2 para certificar la salvación.

Onces míticos

Distinto le fue al Superdepor en su último partido. Un 0-0 ante el Valencia en Riazor, el penalti de Djukic y el adiós a un título que casi se saboreaba unos días antes en Logroño. La visita este domingo a Las Gaunas despertará la melancolía, recuerdos y anécdotas de un buen número de aficionados, por mucho que lo que está en juego ahora se sitúe a años luz de aquel 8 de mayo. Baste para recordar lo que fue aquello con repasar los onces que jugaron ese partido. Logroñés: Vergara; Dulce, Herrero, Mandiá, Antón; Iturrino, Poyatos, Eraña, Markovic; Salenko y Lewandoswki. Deportivo: Liaño; Rekarte, Ribera, Djukic, Voro, Nando; Mauro Silva, Donato; Manjarín, Bebeto y Fran.