LEIPZIG 2-PSG 2

Szoboszlai contesta a Neymar: "Yo no fallo nunca..."

El húngaro reveló cómo fue el trash talking que intentó con él el brasileño antes de lanzar el penalti durante el Leipzig-PSG.

0
Dominik Szoboszlai celebra el gol llevándose el dedo al oído.
ANNEGRET HILSE REUTERS

Si el Leipzig tenía alguna esperanza de seguir en alguna competición internacional esta temporada tenía que sumar sus primero puntos en la Champions ante el PSG. Los alemanes contrastan esta campaña con el equipo que fueron en la pasada. Marsh sustituyó a Nagelsmann y con él salieron pesos pesados como Upamecano y Konate. El partido en Alemania el miércoles fue tenso. André Silva falló un penalti y el PSG, sin hacer un buen partido, se vio socorrido de forma sorprendente por un Wijnaldum que busca recuperar su mejor versión.

Pero en el tiempo añadido, Kimpembe arroyó a Nkunku y dio lugar a un penalti con 1-2 en el marcador para los franceses. Dominik Szoboszlai cogió el balón y se preparó para lanzarlo antes de dar lugar a una curiosa imagen. Neymar, que no había tenido precisamente un gran día, se le acercó y comenzó a hablar con el húngaro. Se notaba que intentaba poner nervioso al jugador del equipo alemán antes de la pena máxima. Donnarumma ya había parado uno y podía repetir. Había nervios en el PSG. Mbappé había fallado más de la cuenta ante Gulacsi. Y Neymar, sencillamente, estuvo desaparecido y más bronco de la cuenta.

El brasileño vio la amarilla y Marsh, técnico del Leipzig, acusó después al árbitro de otorgarle un trato de favor al 10. Y en el minuto 92, Neymar se encaró con Szoboszlai y el húngaro le respondió. El trash talking no le funcionó al brasileño y su oponente desmostró, a pesar de sus solamente 21 años, mucho cuajo. “Antes de lanzar el penalti se me acercó Neymar y me preguntó: '¿Lo vas a marcar?'. Yo respondí: 'Sí'. Él insistió: '¿Pero estás seguro?' Y le dije: 'Yo no fallo nunca..."

El húngaro convirtió la pena máxima y frustró las ambiciones del PSG con respecto al liderato del grupo. Pero Neymar intentó con él una treta que no funcionó. El húngaro celebró el gol llevándose el dedo a la oreja para mandar un recadito a quien quería ponerle nervioso y después lo contó en tono irónico en zona mixta. Hace falta algo más que una superestrella le susurre al oído para hacerle fallar. Para él, además, supone un paso muy importante. Poco a poco va adquiriendo las sensaciones que tenía antes de la lesión y que le convirtieron en el jugador más deseado de Europa. El Leipzig le necesita a él y a Dani Olmo, que también está ya de vuelta para alegría de Marsh. Szoboszlai suma ya seis goles en 762 minutos esta temporada y tres asistencias.