RAYO 0- CELTA 0

Aprobados y suspensos del Celta: La alternativa a Aspas es Dituro

El meta argentino volvió a salvar a los suyos. No hubo ideas en ataque sin el moañés. Denis no se adaptó a la banda. Mina se lesionó a los 20 minutos y Brais no estará ante el Barcelona.

0
Matías Dituro atrapa el balón ante Fran Beltrán e Isi Palazón durante el partido entre el Rayo y el Celta en Vallecas.
J.J.Guillen EFE

Dituro: El mejor del Celta en este partido y, de largo, en lo que va de temporada. Le otorgó un punto a su equipo con tres intervenciones: le saca una abajo a Falcao en el minuto 13, responde con acierto a un lanzamiento de falta de Isi antes del descanso y tras la reanudación se mostró firme en un remate de Fran García que iba dentro. Transmite seguridad en todo lo que hace y mina la moral de los rivales.

Kevin: Algo dubitativo. Cometió un par de errores que le pudieron costar caros al Celta, sobre todo, un mal despeje de cabeza en el tramo final del partido. Se empleó tan a fondo como siempre.

Araújo: Jerarquía. Partido casi impecable del mexicano con el único lunar de lo suelto que dejó a Falcao en la única ocasión que generó el Tigre. Minutos después marcó territorio, propinando un codazo al colombiano que el árbitro perfectamente podía haber sancionado con amarilla.

Murillo: Lo hizo fácil. Muy concentrado, no se complicó en ningún momento. Vallecas le va como anillo al dedo por la falta de espacios.

Javi Galán: Desquiciado. Se metió en un bucle de faltas a Baillu e Isi. Se cargó con una amarilla antes del descanso y Coudet lo tuvo que retirar a la hora de partido por riesgo de expulsión.

Beltrán: El factor Vallecas le supera. Sin incidencia en el juego salvo en algún corte. Al ser sustituido hubo división de opiniones de su antigua afición y el pivote respondió aplaudiendo a la grada.

Tapia: En su línea. El mejor argumento defensivo de los celestes. Escasa participación con el balón.

Brais: Le pesó el brazalete. En su estreno como capitán firmó una primera parte para olvidar, jugando como segundo punta desde la lesión de Mina. Mucho más activo en el segundo tiempo, buscó la portería local con dos disparos que no sorprendieron a Dimitrievski. Cumplirá ciclo de amarillas contra el Barcelona.

Denis: No se adaptó a la banda izquierda. Empezó el partido filtrando algún pase interesante, pero se fue apagando hasta desaparecer por completo. Algo mejor, no era difícil, en los 20 minutos que jugó en su posición habitual antes de ser reemplazado.

Mina: Pidió el cambio en el minuto 22 por un problema muscular. En la acción previa a la lesión había ganado un balón aéreo en un saque de esquina, pero su cabezazo no cogió portería. Ese remate fue su única intervención destacada.

Galhardo: No tuvo un debut sencillo como titular. Sus compañeros lo buscaron con balonazos. En el único envío en condiciones que recibió, un gran centro de Solari, se anticipó a su marcador y enganchó un remate bastante meritorio.

Solari (entró por Mina): De sus botas salieron las acciones más peligrosas del Celta. Además del centro a Galhardo, puso un balón de lujo a Brais en una acción invalidada por fuera de juego del mosense y provocó una falta en la frontal. Le costó más en las combinaciones en corto.

Fontán (entró por Galán): Sustituyó a Galán porque el pacense estaba amonestado y a los 10 minutos de comparecer en el partido vio tarjeta por un agarrón a Isi en el centro del campo. Supo gestionar la amarilla actuando como lateral izquierda. Le faltó calma con el balón.

Nolito (entró por Beltrán): Solo un detalle de calidad, pero que pudo ser decisivo. El andaluz se inventó un pase a Aspas, que falló al armar la volea dentro del área. El equipo mejoró con su entrada, aunque no entró demasiado en juego.

Aspas (entró por Galhardo): Sin estar acertado, en diez minutos transmitió más sensación de peligro que todos sus compañeros juntos en los anteriores 80 minutos. No consiguió enganchar el genial servicio de Nolito y en el tiempo de descuento dispuso de una falta en la frontal que se estrelló en la cabeza del central rayista Maras.

Okay (entró por Denis): Coudet lo metió para contrarrestar el poderío físico de los cambios del Rayo. Cumplió con lo que pretendía el Chacho.