ALEMANIA

Bayern: de rodillo a la casa de los líos

"Estoy en shock, no tengo palabras", fueron las palabras del director deportivo Salihamidzic nada más finalizar el partido.

0

Parecía que el Bayern de Múnich era inmune a todo. Al escándalo nacional que montó Kimmich al admitir que, de momento, no quiere vacunarse contra el coronavirus. Al positivo de su entrenador Nagelsmann. Y a la pena de cárcel que, por ahora, logró esquivar Lucas Hernández. Seguía ganando sus partidos. Hasta que, de repente, se derrumbó el castillo de arena en una tarde en Gladbach y el Borussia le echó de la Pokal de la manera más cruel, endosándole una manita. De un día a otro, el caos se adueñó del campeón de la Bundesliga. Es un mar de dudas el Bayern. Cosas del fútbol.

El primero al que se le cruzaron los cables fue al extremo Coman. Nada más terminar el choque, quiso entrar en el vestuario del Gladbach para resolver un rifirrafe con Bensebaini que había tenido su origen en los minutos finales del encuentro. El staff del Bayern logró pararle a tiempo, evitando de esta manera que la cosa fuese a más. El galo no fue la única cara de la debacle. Upamecano, que llegó este verano a cambio de 42,5 kilos procedente del Leipzig, pecó en prácticamente todos los goles y terminó siendo sustituido en el 55. Pero ya era demasiado tarde. No había vuelta atrás. Se esfumó la posibilidad de seguir peleando por el triplete.

Y la de poder batir otro récord. Se quedó el Bayern en 85 partidos consecutivos marcando, a once de la eterna plusmarca que estableció River Plate entre 1936 y 1939. "Estoy en shock", fueron las palabras del director deportivo Salihamidzic nada más finalizar el partido. "No tengo palabras". La prensa alemana, sí. "Alemania se ríe del Bayern", tituló en portada el diario Bild. La última vez que el Bayern encajó cinco goles fue en 2019 ante un Frankfurt (5-1) dirigido por el mismo entrenador que estuvo el miércoles en el banquillo del Gladbach: Adi Hütter. Con un solo partido, ha vuelto a hacer escombros del hexacampeón de Europa.