BARCELONA

En manos de Dembélé

El delantero francés vuelve este lunes a los entrenamientos, tras haber recibido el visto bueno en Finlandia de los médicos que le operaron, con el reto de empezar a jugar.

0
En manos de Dembélé

El regreso de Ousmane Dembélé es ya cuestión de días. El delantero viajó el pasado jueves a Finlandia para someterse a un exhaustivo control de dos días con el equipo del cirujano Lasse Lempainen, que le operó el pasado 28 de junio de una desinserción del tendón del bíceps femoral de la pierna derecha. Tras la revisión, el jugador recibió el OK médico para comenzar a jugar, por lo que ahora mismo está a la espera de obtener el alta y poder entrar en una convocatoria.

De hecho, tras la intervención quirúrgica, se pronosticó unos cuatro meses de baja: esta semana se cumple exactamente el tiempo fijado por los doctores fineses para el regreso del extremo. Ahora está por ver cuándo Ronald Koeman considera que Dembélé ha de volver al equipo. En principio, este lunes está previsto que el jugador se reincorpore a los entrenamientos con el grupo (su viaje a Finlandia le ha impedido participar en los dos últimos), y será a partir de entonces cuando los preparadores físicos, médicos y técnicos hagan una valoración final.

De hecho, según ha podido saber AS, no se descarta todavía demorar unos días el alta médica al jugador, para que pueda hacer tres o cuatro entrenamientos más con el grupo, y posponer el alta médica de cara al partido del sábado ante el Alavés en el Camp Nou. En todo caso, la decisión final sobre el regreso del jugador la tomará Koeman con el propio jugador. Así pues, tampoco se puede descartar que sea este martes cuando el internacional reciba el alta y viaje ya a Madrid para jugar ante el Rayo Vallecano este miércoles.

Sea ante el Rayo o frente al Alavés, lo que sí que está claro es que su participación se irá modulando progresivamente, por lo que sus primeras apariciones no se esperan que se alarguen más de quince o veinte minutos sobre el campo.

Parece claro además que no se le puede exigir a Dembélé que sea la panacea a nada, porque aparte de tener que ir sumando minutos para coger ritmo de competición, su estado físico aún estará lejos de la velocidad y potencia que tenía antes de la lesión. Por eso, sorprende la ansia y hasta devoción con la que algunas personas en el club esperan el regreso de Ousmane, ya que tendrá que pasar todavía unos cuantos partidos para que el jugador empiece a encontrarse a sí mismo y poder explotar todas sus virtudes en un terreno de juego.

Asimismo, está el tema de su renovación 'interruptus' que bien podría causarle más de un quebradero de cabeza en los próximos días. Y es que algunas informaciones no descartan que se reviva la situación de Ilaix Moriba con el delantero francés, es decir, que se quede en ls grada hasta que no firme su renovación.