LEVANTE

El Levante conmemora la década del liderato en Primera

El club, con ilustres de la época, como Koné, Ballesteros o Juanlu, ha realizado un emotivo acto en el Ciutat de València para recordar los diez años de una hazaña para la historia.

0
El Levante conmemora la década del liderato en Primera
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

El Levante ha vuelto diez años atrás con una sonrisa. Hace una década (en realidad se cumplirá este sábado, 23 de octubre) el conjunto de Orriols vivió uno de los momentos más grandes de su historia. En la novena jornada de LaLiga, el conjunto dirigido por Juan Ignacio Martínez hizo cima en lo más alto de la clasificación tras tumbar al Villarreal por 0-3 en el, por aquel entonces, Madrigal. Una hazaña para el recuerdo.

El club aprovechó la efeméride para juntar a un buen puñado de leyendas de aquel año en Orriols. Sergio Ballesteros, Juanlu, Miguel Pallardó, Pedro López, Javi Venta, Rubén Suárez y Arouna Koné, ilustres de la época, no quisieron perderse la cita. Mientras que Valdo, Nano y el propio JIM, ausentes por compromisos, hicieron acto de presencia mediante vídeo. También los jugadores de la primera plantilla Morales, Roger, Postigo, Coke, Cárdenas y Pepelu. Pasado y presente en el futurista Ciutat de València. Un acto marca de la casa.

"En la novena jornada te pones líder por primera vez en la historia, no pasa en un momento puntual, en la primera o la segunda jornada. Te hace darle muchísimo valor al trabajo que veníamos haciendo años atrás. En la jornada 9 ponernos delante de Madrid y Barça, dando un recital en el Madrigal, fue algo muy bonito", recordó con cariño Juanlu, autor de un doblete que permanecerá en la retina de los granotas.

Juanlu, Ballesteros y Javi Venta en el acto de en el Ciutat de València.

Tampoco faltó Javi Pereira, actual técnico granota y segundo entrenador de JIM en aquella gloriosa etapa. "Quizá tengo mucho que agradecer a estos jugadores de que yo esté aquí por haber sido parte de esa historia, por hacerme mejor entrenador", confesó el pacense.

"Ellos eran un grupo muy fuerte. Llegamos después del ascenso y teníamos que molestar lo menos posible. Ellos se autogestionaban muy bien, pero querían que les entrenaras. Eran animales competitivos. Ganaban la guerra psicológica desde el túnel de vestuarios". Probablemente, el mejor Levante de la historia. "Éramos peleones", confirmaba Ballesteros.

Javi Pereira junto a Emilio Nadal, responsable del departamento histórico del Levante.

"El vestuario del ascenso fue el mejor que he tenido en mi vida. Éramos futbolistas rebotados de otros clubes, que no lo habíamos pasado bien. Éramos juguetes rotos. Queríamos demostrar que podíamos ser importantes y seguíamos siendo válidos", contó Juanlu. "Hicimos un grupo muy bueno desde la llegada de Juan Ignacio, y Javi que está aquí. Tuvimos al mejor delantero de la historia del Levante, aunque lo pudimos disfrutar solo un año", refrendó Ballesteros.

Las anécdotas de Juan Ignacio, director de orquestas de aquel equipo y que entró a través de un vídeo para agradecer lo vivido, también hicieron acto de presencia. Un técnico particular que dejó una gran huella. Y es que, según él, esa temporada supuso un antes y un después en su carrera.

El buen rollo era palpable, clave del éxito de aquel grupo de futbolistas. "Si Koné no se lesiona, entramos en Champions", bromeaba Ballesteros, que calificó al marfileño como el mejor delantero de la historia del club. "Para mí también es el mejor delantero de la historia del Levante". Palabra de Roger Martí, segundo máximo goleador histórico en todas las categorías, con 70, por detrás de los 71 de José Paredes. Una opinión de peso hacia el espejo en el que se miraba en sus inicios cuando comenzaba a asomar en el primer equipo. Una opinión de peso.

Cabe recordar la anécdota de Koné: el delantero, cedido por el Sevilla, tenía una cláusula en su contrato en la que renovaba automáticamente si alcanzaba los 18 goles. Cuando llegó a 17 tantos ante el Granada, a falta de dos jornadas, no se supo más de él. "Estaba un poquito tocado", contó entre las risas de los presentes. "La verdad que Quico me llamó para hacer el cambio". El resultado fue una de las ventas más lucrativas, por aquel entonces, de la historia del club.

Koné, sin equipo desde que finalizase su etapa en el Sivasspor turco, a sus 37 años, está trabajando en solitario en Bélgica por si algún equipo llama a su puerta en el mercado de invierno. "Estoy de puta madre", bromeó. También sacó a lucir su guasa, al contar la anécdota de sus ocho hijos: "Soy un goleador dentro y fuera del campo".

Mientras que Quico Catalán dejó la reflexión de la noche: "Muchas veces pienso si ese año nos pilló muy jóvenes, demasiado tiernos... Si nos hubiera pillado más maduros habríamos sacado más rendimiento. Pero quizá no habríamos disfrutado como lo hicimos. Su química fue el secreto del éxito. El premio fue irnos de excursión por Europa. Disfrutando cada instante, cada vuelo... Fueron dos años tan bonitos. Mi agradecimiento de parte de todo el Levante".