BETIS

El misterioso experimento de Pellegrini en la meta del Betis

Aunque niega las "rotaciones", el técnico ha alternado a Rui Silva y Bravo cada 360 minutos. El portugués encaja menos, el chileno logró la única portería a cero.

0
Aunque niega "rotaciones", el técnico ha alternado a Rui Silva y Bravo cada 360 minutos. El portugués encaja menos, el chileno logró una portería a cero.
Jose Miguel Fernandez de Velasco GTRES

Curioso experimento en la portería el que parece haber emprendido Manuel Pellegrini, aunque el técnico del Betis niega la mayor y no quiere hablar de "rotaciones". Casualidad o no, lo cierto es que hasta el momento la alternancia bajo los tres palos entre Rui Silva y Claudio Bravo (Joel Robles no cuenta, a priori) ha sido cada cuatro partidos, 360 minutos.

Comenzó la temporada con el meta portugués en la titularidad, de hecho Bravo se incorporó más tarde tras disputar la Copa América. Rui Silva jugó ante el Mallorca, el Cádiz, el Real Madrid y el Granada. Claudio le sustituyó en el estreno de Europa League, ante el Celtic, lo que parecía indicar que a partir de ese momento el andino se convertiría en el portero de la competición continental. Pero Bravo repitió tres días después en Liga ante el Espanyol, y luego Osasuna y Getafe también en LaLiga.

¿Había cambiado Pellegrini de portero? Sí, pero sólo durante otros 360 minutos. En Budapest ante el Ferencvaros y a las 72 horas, en Villarreal, Rui Silva volvía a ser el elegido. Si Pellegrini sigue optando por esta fórmula, el portugués seguirá jugando contra el Alavés el próximo lunes en el regreso del Betis a la competición liguera y el jueves de esa semana en Europa League contra el Bayer Leverkusen.

10 partidos oficiales lleva el Betis. Rui Silva ha encajado siete goles en seis duelos, algo más de un tanto de media. Bravo recibió seis en cuatro, con lo que en esta estadística está peor, pero el chileno tiene en su haber la única portería a cero verdiblanca hasta el momento, ante el Getafe. En Vitoria se sabrá si Pellegrini mantiene su apuesta por una curiosa prueba con sus porteros.