FC CARTAGENA

La historia se repite

La debilidad defensiva y la falta de intensidad que se vio durante gran parte del curso pasado marcan el arranque del actual. Carrión, más crítico que nunca.

0
La historia se repite
Carlos Diaz-Recio Diario AS

“Tenemos calidad, pero lo más importante en el fútbol es la mente”. Fue una de las frases de Luis Carrión en la rueda de prensa posterior al choque ante la UD Las Palmas, donde el FC Cartagena dejó una nefasta imagen e incluso hizo que el técnico declarase que fue un partido “lamentable” por parte de sus futbolistas. Nadie duda de que la plantilla albinegra está capacitada para lograr la permanencia sin apuros, pero para ello debe dar un giro radical en dos aspectos: fragilidad defensiva e intensidad. Ambos ya fueron protagonistas durante gran parte del curso anterior y han estado presentes en el actual desde el arranque.

La retaguardia está siendo la más señalada en estos ocho partidos, en los que el cuadro de la ciudad portuaria ha encajado 14 tantos y es el segundo más goleado tras la AD Alcorcón (17). En el último encuentro, Carrión no contó con Alcalá y formó con la pareja de centrales formada por Andújar y Silva, acompañados por Delmás y De la Bella en los laterales. En todo momento se vieron superados por los amarillos, con hombres de calidad como Jesé, Viera, Moleiro y Pejiño, entre otros. Tampoco ayudaron los compañeros y una muestra de ello es el penalti cometido por Boateng, que derribó a un rival dentro del área sin ninguna necesidad. Viera no perdonó para el 1-0.

A Carrión le “avergüenza” la imagen de “endeble” que dio su equipo tras encajar el primero de los goles. En diez minutos recibió dos más, incluso otro fue anulado. La falta de intensidad quedó patente en el 2-0 de Pejiño, que dispara desde lejos y ante la mirada de varios albinegros que no tapan su chut.

Tomará medidas

El técnico del FC Cartagena tiene claro que “no volverá a pasar” lo de Las Palmas. Para ello “tomaré las medidas que sean necesarias”. En el Gran Canaria, “los cambios que hice al descanso no eran por una decisión táctica, era por cambiar la cara. Si hubiese podido cambiar a los 11, lo hubiese hecho”.