ATLÉTICO DE MADRID

Lemar, el faro del Atlético

El regreso del francés coincide con los mejores minutos rojiblancos para remontar en Milán. Dio el penúltimo pase en el primero y provocó el penalti del segundo.

0
Lemar controla el balón durante el partido contra el Milan.
MIGUEL MEDINA AFP

Muy pocos podían imaginar un año atrás, recién comenzada la temporada 2020-21, que Lemar iba a convertirse en un futbolista tan determinante en la sala de máquinas del Atlético. Desde que el francés encontró su posición ideal sobre el campo y la confianza que le estaba faltando para desarrollar por completo su juego, se ha visto la mejor versión de un futbolista que ahora rompe líneas con sus pases, con su enorme capacidad de regate y que siempre la pide y se muestra como una solución para sus compañeros.

Su entrada en el descanso del partido contra el Espanyol cambió al Atlético, le dio velocidad y organización a su juego y fue la piedra angular para llevar a cabo una remontada que culminó el propio Lemar con su gol en el minuto 99. En esa segunda mitad ante el Espanyol se produjeron los mejores minutos rojiblancos de los cuatro últimos partidos, donde al equipo le había hecho muchísimo daño la lesión de su centrocampista cuando tan sólo se habían disputado 36 minutos del partido contra el Oporto.

Sin Lemar, el Atlético no fue capaz de desarbolar al Oporto ni al Athletic, remontó con mucho sufrimiento gracias al arreón final frente al Getafe y cayó en la visita al Alavés con muy malas sensaciones. Y ante el Milan se estaba repitiendo esa incapacidad para romper sus líneas, hacer daño y generar peligro hasta que el regreso del francés a los terrenos de juego volvió a dotar al equipo de un director de orquesta. Lemar tomó la batuta, se hizo con los mandos del ataque colchonero, bajando a recibir tirado a la banda izquierda, buscando combinar con João Félix y Griezmann y dando un paso atrás sobre el campo para que sus compañeros pudiesen dar dos hacia adelante.

Con un once ultraofensivo y jugando junto a De Paul como centrocampistas más retrasados, Lemar volvió de su lesión muscular al mismo nivel que se fue. En 26 minutos sobre el campo, completó 25 pases de los 31 que intentó, dio 22 de ellos en campo rival y su envío en largo al desmarque de Lodi, que cedió de cabeza para que Griezmann marcase su primer gol de regreso al Atlético, fue de una precisión máxima. Además, Lemar provocó el penalti que convirtió Suárez en el gol de la remontada rojiblanca.

Revancha ante el Barça

El francés volvió a dejar patente que todo es más fácil para el Atlético con él sobre el campo. Su protagonismo ha crecido notablemente en este último curso y actualmente es el centrocampista que pone una velocidad más a la organización ofensiva, algo que el equipo está necesitando muchísimo y donde se ha mostrado falto de ideas durante su ausencia. Lemar quiere que esta sea su temporada y se ha convertido en imprescindible para Simeone.

Y si se encuentra fresco y preparado físicamente, podría volver al once contra el Barcelona. Un enfrentamiento ante los blaugranas donde tiene una espina clavada. La temporada pasada, el '11' sufrió una lesión muscular en el Camp Nou que tan sólo le permitió participar los primeros 13 minutos de un partido clave por el título y que le dejó fuera de combate en las tres últimas jornadas, donde el Atlético se impuso con sufrimiento a Real Sociedad, Osasuna y Valladolid. Lemar tuvo que celebrar la consecución del campeonato desde la grada, ya que los problemas físicos son uno de sus mayores enemigos, y este sábado quiere seguir demostrando los galones que se ha ganado a base de talento y juego. Lemar hace mejor al Atlético y está decidido a llevar la batuta y a dar luz al equipo siempre que Simeone se lo pida.