LEGANÉS

Rubén Pardo, surtidor de peligro

En sólo cuatro jornadas el riojano ya se ha convertido en el pepinero que más ocasiones de gol genera (10). Ha participado ya en tres goles con dos asistencias directas y una indirecta.

0
Rubén Pardo, surtidor de peligro
AFP7 Europa Press

Rubén Pardo se ha convertido en un surtidor de balones de gol. En lo que llevamos de temporada, apenas siete jornadas (en verdad el riojano sólo ha disputado cuatro, debutó en la cuarta ante el Eibar) el 18 del Leganés ya es el jugador pepinero que más oportunidades de gol ha creado (incluidas asistencias) de toda la plantilla. Diez ocasiones en total de las que tres han acabado en gol, dos con asistencias directas (ante el Eibar y Amorebieta) y una indirecta (ante el Mirandés) que han ayudado a los pepineros a conquistar siete puntos.

La salida de Rubén Pérez lo ha dejado sin competencia similar en su posición y convertido en titular (parece) intocable para Asier Garitano, la confianza del riojano se ha desatado para ser un recurso ofensivo fundamental de los pepineros. Especialmente en el balón parado. Fue así como regaló su primer caramelo de gol (la asistencia a Bautista en el 0-1 ante el Eibar) y la última (el centro de falta que acabó con el gol de Javi Hernández en Anduva, el 1-2).

Esta última acción no se puede considerar como una asistencia directa, pero sí indirecta. El centro de Pardo al área provocó el caos del que sacó rendimiento el defensa para marcar el tanto del triunfo. Lizoain sacó los puños para tratar de despejar el balón y lejos de hacerlo, se llevó por delante a Doukorué antes de que la bola tocara en la melé de ambos y terminara muerta a los pies de Hernández. En la acción el árbitro bien pudo haber pitado penalti de no haber terminado en gol, así que el centro de este ex de la Real Sociedad y el Girondins de Burdeos llevaba veneno inyectado en un objeto esférico. Suma y sigue.

Nueva dupla Pardo - Shibasaki

La aportación de Pardo en la remontada de resultados del Leganés no es casual. Su presencia en la medular está empezando a aportar ritmo a un centro del campo que echaba de menos cierta cadencia ofensiva y, sobre todo, el último pase que el riojano sí es capaz de aportar. Una visión que cuaja bien con la presencia de Fede Vico en la mediapunta (juntos fraguaron los compases previos del 1-0 ante el Amorebieta) y marida con su nuevo compañero de viaje, con Gaku Shibasaki.

Tiene Asier Garitano acostumbrado al personal a utilizar dos medio centros y siempre que uno de ellos sea jugador de perfil físico. Sucede, sin embargo, que en los últimos dos partidos ha introducido la dupla Shibasaki-Pardo para construir un centro del campo mucho más dinámico y creativo, sin tanto músculo, pero mucha más capacidad para generar fútbol.

No es, con ambos, casual que el Leganés dominara a sus dos últimos rivales y que, cuando no lo hiciera, sufriera detrás de la pelota. En todo caso, los pros parecen mayores que los contras. De ahí que el de Bergara insista en ambos como nueva fórmula para crear juego en el que no sólo Pardo aporta ocasiones. También Gaku, segundo pepinero que más ocasiones ha generado con ocho en lo que llevamos de temporada.