MILAN-ATLÉTICO DE MADRID

1x1 del Atlético: Lemar lidera la remontada para el fin de rachas

El francés saltó en la segunda mitad ya recuperado de su lesión, inició la jugada del primer gol de Griezmann en su vuelta y provocó el penalti que libera a Suárez.

Milán
0

El Atlético saltó a San Siro con un cambio de sistema, defensa de cuatro atrás y Hermoso como lateral izquierdo. Sin embargo, de nuevo se vio superado por el rival en intensidad y agresividad de partida, hasta encajar un gol en el minuto 20 después de un córner fatal defendido cuando Oblak ya había hecho su milagro en un mano a mano. Kessie vio dos amarillas por sendas faltas a Llorente y el Atlético jugó con superioridad numérica durante una hora. Trippier se marchó de nuevo tocado físicamente.

El Atlético no conseguía el empate y Simeone agotó sus cinco cambios a los 65 minutos, clara señal de que no le estaba gustando lo que veía. Acabó con un centro del campo formado por De Paul, Lemar y Griezmann y con Correa, João Félix y Suárez en la delantera, además de Llorente de lateral. Y el Atlético consiguió la remontada con Lemar y João asumiendo galones, Griezmann logrando su primer tanto de regreso al club y Suárez acabando con la racha fuera en Champions asumiendo un penalti clave por la clasificación.

Oblak: El Milan empezó a concentrar sus llegadas pasado el minuto 10 hasta que Leao marcó, controlando y cruzando su disparo dentro del área ante la inoperancia de la defensa atlética. Una jugada iniciada en un córner gracias a una pierna salvadora del meta esloveno. La defensa estuvo blandísima y el Milan pudo combinar en el área hasta encontrar a su delantero. Antes, tuvo que actuar a los 15 minutos para atajar un disparo centrado de Brahim y dos minutos después para hacerse con un centro envenenado del jugador español. Desde la roja de Kessie apenas tuvo llegadas locales hasta que el Milan volvió a apretar en los últimos minutos. No consigue dejar la puerta a cero.

Trippier: Arrastra molestias físicas y no está siendo el Trippier de la temporada pasada. Tuvo que pedir el cambio a los 37 minutos para dar entrada a João Félix como había ocurrido ante el Athletic cuando también tuvo que ser sustituido. En los minutos que estuvo sobre el campo sufrió ante el físico de Leao cuando caía a su costado y frente a la velocidad de Theo, al que siguió como su sombra Llorente.

Giménez: No llegó a cortar el disparo de Leao, que se le coló entre las piernas. El uruguayo se volvió a desesperar por la falta de intensidad de sus compañeros, que en el gol dejaron combinar al Milan dentro del área. En la jugada anterior había intentado salir para dejar en fuera de juego a Rebic, pero lo hizo tarde y tuvo que salvar Oblak en el mano a mano.

Felipe: Se siente más cómodo en línea de dos atrás que cuando le toca jugar con tres centrales. Mucho duelo físico, y aunque no pasa por un buen momento, llevó a cabo un partido complicado con nota, ganando la mayoría de los enfrentamientos cuerpo a cuerpo que fueron cada vez más al filo de la navaja con el paso de los minutos y el equipo muy tirado arriba.

Hermoso: Comenzó tirado a la banda izquierda como lateral, recuperando una defensa de cuatro, aunque con las constantes ayudas de Carrasco por el costado. Subió la banda como si fuese su puesto natural. En defensa sufrió cuando Brahim cayó por su perfil. Se marchó sustituido en el descanso para dejar su puesto a Lodi, lateral natural.

Carrasco: Partido muy gris del belga, pese a que entró como interior en una posición que le podía acercar al área rival. Cuando recibió buscó la acción individual sin éxito e intentó abusar del regate. En defensa sí que trató de ayudar a Hermoso a la hora de cerrar la banda. Simeone le sustituyó en el descanso para dar control al medio con la entrada de De Paul.

Correa, durante el partido contra el Milan.

Kondogbia: Mucho trabajo en el centro del campo ante la intensidad del Milan y el descenso de piezas en el medio, con el internacional por la República Centroafricana jugando junto a Koke con muchos metros por recorrer. Constantes duelos físicos donde la intensidad local se hizo notar, perdiendo incluso varios duelos con Brahim pese a su superioridad en centímetros y kilos. Vio una amarilla y Simeone le sustituyó rápido para evitar el riesgo de una segunda.

Koke: Vuelta al once, el equipo le había echado muchísimo de menos en su ausencia pese a que no estaba en su mejor momento de forma. Se le sintió todavía lento tras sus problemas musculares y no estuvo contundente ante Brahim en la jugada que acabó generando el gol de Leao. Pidió el balón para iniciar los ataques y ser el jugador que subiese el esférico y buscase por donde orientar la búsqueda del gol. Tuvo una hora de partido para ir recuperando sensaciones, pero el Atleti necesita al mejor Koke sí o sí y esta temporada todavía no le ha encontrado.

Llorente: Interior derecho, con la clara misión de seguir a Theo Hernández en defensa y buscar su espalda en ataque. Su poderoso físico era el mejor aliado para frenar al lateral izquierdo francés. Recibió dos faltas de Kessie que conllevaron la expulsión del centrocampista del Milan a los 30 minutos de encuentro. Intentó tirar sus constantes diagonales, pero Trippier no le encontró. El inglés se marchó sustituido con molestias a los 37 minutos y Llorente pasó a jugar como lateral derecho. Sin estar fino con balón, llevó a cabo un gran trabajo físico y oscuro.

Correa: De vuelta al once en la delantera, aunque apenas pudo aparecer en esa parte del campo, ya que el Milan fue muy superior de partida y siempre que intentó recibir de espaldas tenía a un defensa detrás. Con la entrada de João Félix en la primera mitad se trasladó a la banda derecha, donde puso un buen centro que no consiguió embocar Luis Suárez justo antes del descanso. Al equipo le costó encontrarle, más apagado de lo habitual y sin conseguir desequilibrar con sus giros.

Suárez: Seguía gafado en Champions, pero no falló en el minuto 97 para marcar el penalti que da un triunfo de oro. Y eso que previamente había tenido dos ocasiones muy claras recibiendo buenos centros dentro del área, pero rematando desviado. Al filo del descanso con un derechazo tras centro de Correa y al inicio de la segunda después de un gran balón de João Félix cuyo testarazo también se marchó cuando Simeone ya cantaba el gol. De espaldas intentó dar un respiro al equipo, pero en los primeros minutos siempre salió perdedor frente a los zagueros.

Los cinco cambios, hechos a los 65 minutos

João Félix: El portugués entró por Trippier en el minuto 37 para situarse por detrás de Suárez y trasladar a Correa a la banda derecha. Quiso ser protagonista, pidiendo el balón, moviéndose por todo el frente de ataque y asumiendo galones. Puso un centro fantástico a la cabeza de Suárez que el uruguayo remató fuera. También probó con un gran disparo al meta. Ese es el liderazgo que espera Simeone del portugués.

De Paul: Al equipo le faltaba control en el centro del campo y el argentino sustituyó a Carrasco en el descanso para reforzar la sala de máquinas junto a Koke y Kondogbia. Se situó perfilado a la izquierda buscando entrar mucho en contacto con el balón. En ocasiones le pesa el intento de llevar al equipo al gol, con mucho pase en largo arriesgado que puede romper líneas, pero si le falta precisión se convierte en pérdidas de balón. Buen despliegue físico como ancla, con un centro del campo completamente ofensivo.

Lodi: También entró en el descanso, en busca de dar profundidad al equipo desde el lateral izquierdo. Y estuvo muy participativo, buscando la espalda en banda constantemente. En ataque sumó mucho, asistiendo a Griezmann en el gol con un buen desmarque y cabezazo al punto de penalti. Ya lo había probado varias veces, haciendo daño a la zaga con sus movimientos. En defensa cada despeje es una lotería, tiene que mejorar en esa faceta.

Griezmann: Entró por Koke para jugar en una posición del centro del campo junto a De Paul y posteriormente Lemar. Se reencontró con el gol, algo que puede ser fundamental para que gane confianza y vuelva a ser su mejor versión. Recibió en el área de Lodi y pegó su disparo imposible para Maignan. Hasta entonces le estaba constando, sin querer probar su disparo desde fuera del área quizás algo timorato. Es clave que gane confianza en su juego y para eso no hay nada mejor que un tanto de tanta relevancia.

Lemar: De vuelta al equipo, el Atlético le ha necesitado muchísimo y ha regresado para seguir siendo determinante. Sustituyó a Kondogbia dejando un centro del campo ultraofensivo. Fue prácticamente el primero en probar los guantes del meta con un disparo desde fuera del área. De un gran balón al espacio nació el gol de Griezmann, encontrando el desmarque de Lodi para que este buscase al ‘8’ en el área. Y luego provocó el penalti que convirtió Suárez en el descuento. Lleno de confianza, siempre la pide y da una solución positiva.