REAL SOCIEDAD 1 - ELCHE 0

Aprobados y suspensos de la Real: Oyarzabal hace olvidar las bajas

El capitán eibarrés marca a diez minutos del final contra el Elche y da la victoria a los txuri-urdin, con los que no puede ni la plaga de bajas que sufren.

San Sebastián
0
Oyarzabal
EFE

Remiro. Solo tuvo que intervenir en dos ocasiones, y en las dos estuvo soberbio. Un disparo cruzado en la primera parte que acierta a despejar con apuros, y un trallazo desde fuera del área de Piatti que toca lo justo para que pegara en el larguero. Algo estará haciendo bien cuando cinco porterías a cero seguidas en Liga. Volvió a la titularidad a lo grande.

Gorosabel. No le ayudó en la primera parte la poca colaboración defensiva de Januzaj. Sufrió mucho con las subidas por banda de Mojica. Tras el descanso ajustó y ya no pasó tantos apuros. Colaboró más en tareas ofensivas.

Zubeldia. Jugó con molestias en el pubis porque se encontraba mejor y el equipo le necesitaba para dar descanso a sus compañeros. Se le notó la falta de ritmo, sobre todo cuando Lucas Pérez le buscó la espalda y casi marca. Pero en la segunda parte se asentó y fue un muro. El pase en largo del gol es suyo, y eso le hace subir notablemente su valoración.

Le Normand. Firmó otro partidazo, aunque le costó entrar y no acertó a despejar el balón en la ocasión más clara del Elche. Pero según pasaron los minutos se fue imponiendo hasta acabar en plan jefe de la zaga. Es el líder silencioso, porque prefiere no hacer ruido.

Aihen Muñoz. Como es normal, en algún momento tenia que acusar que lo esté jugando todo. Le faltó frescura para subir la banda, aunque no paró de percutir, hasta que el cuerpo le dijo basta y fue cambiado pensando en el jueves contra el Mónaco.

Zubimendi. El encargado de iniciar la jugada, colocándose entre los dos centrales. Le faltó entrar más en juego en la primera parte, pero en la segunda se hizo el dueño de la medular y se jugó a lo que él quiso.

Merino. Igual no es el mejor jugador de LaLiga, pero es indudable que su nivel es top ahora mismo. Esta vez le costó brillar con el balón, pero se puso el mono de trabajo y no paró de ayudar a us dejo por con un trabajo oscuro y poco reconocido a veces. Acabó tan exhausto que Imanol decidió cambiarlo.

Turrientes. Debutaba en Primera este chico de 19 años y parece que llevara toda la vida en la máxima categoría. Descaro y personalidad, pero también calidad y presencia constante en zonas de peligro. Otro pivote de calidad para la causa realista.

Oyarzabal. Se acaban los calificativos con el Capitán de la Real. ¡Qué jugador! Es un lujo verle jugar. Le pueden salir mejor o peor las cosas, pero siempre aparece cuando se le necesita y no para de ayudar a sus compañeros. Hace una semana pedía perdón por el penalti fallado y contra el Elche se ha convertido en el héroe, marcando el gol de la victoria. Le vendrá bien para quitarse de la cabeza los fallos de partidos anteriores. Roco le birló al comienzo de la segunda parte la gloria, y Roco le habilitó le habilitó al no despejar un balón claro. Quinto gol en liga.

Januzaj. Mucho ruido y pocas nueces. Intentó mucho, pero le salió poco. Al menos, no paró de insistir. Debió ayudar más en defensa en la primera parte.

Lobete. Fantástico partido del atacante del filial, que jugaba como titular por primera vez en Primera. Y demostró que tiene el nivel para ello. No se cansó de correr y buscar el remate. Actuó como falso nueve, tuvo dos ocasiones muy claras para haber marcado y que se fabricó él solo con su intensidad.

Portu. Salió súper enchufado, demasiado; y eso es bueno. Pero le faltó ponerle pausa a su vuelta con control.

Cristo Romero. Pertenece al filial, pero juega como si llevara toda la vida en el Primer equipo. Imprimió aire al lateral zurdo.

Guevara. Aportación inestimable, porque cuando él salió es cuando la Real tuvo más claridad en el juego.

Valera. Es un veterano en cuerpo de un chaval. Jugó a perder tiempo en el córner.

Aritz Elustondo. Después de ser el héroe en Granada, esta vez fue un recurso para ocupar el puesto de Merino y darle descanso.